El síndrome del eterno viajero

YouTube me recomendó (y lo bien que hizo) este video llamado «El síndrome del eterno viajero«. Está grabado en Vietnam y Camboya, durante el Verano de 2014, por Lucía Sánchez y Rubén Señor, dos viajeros españoles que sienten esta «insatisfacción constante» en lo que a los viajes y la vida respecta.

El video me gustó mucho. Tiene cosas que comparto y me parecen geniales, y cosas que no tanto. Pero de eso también se trata viajar. De conocer otro punto de vista sobre lo mismo, de explorar, de entender lo que piensa la gente diferente (y de diferentes lugares) a uno, y demás.

Ellos mismos (Lucía y Rubén) definen al síndrome del eterno viajero de la siguiente manera:

«El síndrome del eterno viajero es la necesidad de querer estar constantemente en otros lugares. Es sentir que no puedes ser feliz viviendo en un solo sitio. Es la ansiedad de pensar que te estás perdiendo cosas… otras costumbres, otros olores, otros sabores. Es no limitarte a lo que conoces.»

Por un lado me gusta y por un lado no. Tengo, sí, esa necesidad de viajar. Esa idea de que quiero conocer otros lugares. De que en éste ya viví gran parte de los casi 27 años que tengo, y ahora es tiempo de conocer lugares, momentos, experiencias, y personas nuevas. Pero no siento que mi felicidad esté en eso.

Entiendo eso de no sentir que ya está, que ya tengo todo, que se acabó acá. Comparto eso de no acostumbrarse, de seguir buscando, explorando, conociendo. Pero soy feliz así como estoy. Soy feliz con ésto que tengo hoy. Al margen de dónde viva, de a dónde haya viajado, y de a dónde me quede viajar.

Sí, quiero ya mismo sacar un pasaje y conocer un lugar nuevo, o porque no, volver a visitar uno que ya conocí. Pero hoy soy feliz. Quiero más desafíos, pero estoy contento con mi vida como está. Lo otro sería un plus espectacular, un regalo que quiero perseguir.

Leyéndolos un rato en su blog, te das cuenta que ellos también son felices y al menos por acá parecen gente espectacular. Pero no quería (incluso como mensaje a mi mismo) dejarme eso sin aclarar:

Hoy estoy feliz, pero hay más vida a mi alcance. Mucho más. Hay más para disfrutar, conocer, y aprovechar. Y desde hoy voy a salir a buscar eso un poco más.