Las 20 cosas que la gente más odia de la Publicidad

En algunos círculos, decir que a uno le gusta la publicidad es casi como decir que es amigo de Bush, Men*m, Bin Laden, hoy Kadhafi, o algo por el estilo. Y todo por ese sentimiento negativo que despiertan muchos malos ejemplos de la publicidad (que igualmente me pregunto yo: ¿Muchas veces no son los que más terminan vendiendo?).

Es por eso tal vez, que en el ya querido blog El Espíritu de los Cínicos, se decidieron a hacer un gráfico con Las 20 cosas que la gente más odia de la publicidad.

Desde el Spam, o los benditos banners en medio de los videos de YouTube (que a veces te tapan todos los subtítulos), hasta esos tan poco creíblemente falsos testimoniales que siempre cuentan con voz impostada que «desde que uso el nuevo reduce fat garts mi vida ha cambiado completamente».

Lo que la gente odia de la Publicidad

Y yo tengo algunas excepciones:

  • Un banner bonito y bien puesto no me jode (claro, sino no los permitiría nunca en el blog). Y menos si me causa gracia. Eso sí: Sin estar o aparecer adelante del contenido, sin ruidos, sin chamuyos de «Sos el ganador número 1.000.000», y sin brillos ni rebotes psicodélicos…
  • Un jingle copado tampoco me jode. Te lo digo así: «¡Tenés una ideaaa, tenes Unipox!». 😛
  • Lo de los expertos no me da odio. Me da dudas. ¿Cuántas cosas consumen esos expertos? ¿Son ciclotímicos? ¿»Usan y recomiendan» una marca y a su misma competencia? ¿Y qué pensaban los «2 de cada 10» restantes? ¿Y por qué Sibarita es tan rica?. Ouch. 😛

Yo lo vi en Creatividad Publicitaria.