Tranquilos mis amigos raperos que el título es más efectista que otra cosa. No es tanto rap la cuestión. Es más bien una especie de beatbox animal. Hecho por un perro. Lo que lo hace doblemente animal.

Resulta que vos lo ves al flaco éste y envidiás sus habilidades:

Pues bien, antes de que te me pongas a escupir todo el monitor sin lograr ningún ruido ni siquiera parecido a lo que llamamos música (y eso que el concepto, desde la cumbia villera y el reggaeton, es cada vez más amplio), te explico cómo podés clavar un beatbox animal por tus propios medios.

Como la vez del rapeelo usted mismo (aunque ésta vez el efecto es más corto porque el video del perro dura sólo 20 segundos), las instrucciones son simples:

  • Si tiene auriculares (de esos que tienen la vincha arriba) pongaselos.
  • Apoye el dedo índice de la mano menos hábil sobre uno de los auriculares, como sosteniendolo.
  • Ponga cara de que sabe lo que está haciendo.
  • Ponga play en los dos videos lo más al mismo tiempo que pueda.

¡Excelente, mi pequeño saltamontes! ¡Ahora hasta Tinelli, el Maipo, y todas esas porquerías no pare!. Yo el video lo vi nuevamente en Prosopopeya Divagante (y el nombre del blog lo tipeé a mano, ¡nada de copiar-pegar!).