Hace unos días veíamos una lista de 50 maneras de lidiar con el estrés (a la que todos terminamos aportando ítems copados). Y me gusta la onda «lista de ítems para la vida», así que ésta otra que encontré me viene al pelo. En éste caso son las «virtudes» de Benjamin Franklin.

Dice que el muchacho Benjamin (así con esa cara de estar por retarte que tiene en el billete) a los 22 años hizo una lista de 13 virtudes que quería tener en su vida. Una especie de base en la que apoyarse a la hora de autoevaluarse.

Una vez hecha la lista, dedicaba una semana entera a cada una de las virtudes. Durante una semana se enfocaba en una y buscaba cumplirla en cada una de las cosas que hacía.

Aquella famosa lista decía lo siguiente (en ese orden especial):

  1. Templanza: No comer hasta hartarse. No beber hasta alegrarse.
  2. Silencio: No hablar sino lo que beneficie a otros o a uno mismo. Evitar las conversaciones frívolas.
  3. Orden: Colocar cada cosa en su sitio. Dedicar a cada parte de nuestro negocio su tiempo.
  4. Determinación: Decidirse a llevar a cabo lo que sea necesario. Llevar a cabo sin falta lo que se decida.
  5. Frugalidad: No gastar excepto para beneficiar a otros o a uno mismo, es decir, no desperdiciar nada
  6. Diligencia: No perder el tiempo. Estar siempre ocupado en algo útil. Cortar todas las acciones innecesarias.
  7. Sinceridad: No utilizar ningún artificio nocivo. Pensar con inocencia y justicia, y, si hablamos, obrar en consecuencia.
  8. Justicia: No perjudicar a nadie diciendo injurias u omitiendo las buenas obras a que estamos obligados.
  9. Moderación: Evitar los extremos. Evita sentirse ofendido por las injurias tanto como creas que lo merecen.
  10. Limpieza: No tolerar la suciedad en el cuerpo, vestido o habitación.
  11. Tranquilidad: No te molestes por nimiedades o por accidentes comunes o inevitables.
  12. Castidad: Usar rara vez el sexo excepto para la salud o descendencia; nunca hasta la torpeza o debilidad, o perjudicar nuestra paz o reputación, o la de los demás.
  13. Humildad: Imitar a Jesús y a Sócrates.

Algunas son más polémicas o generales que otras, pero esas son las que usó el muchacho del billete. Y en varias cosas le fue bastante bien… 😛

Yo vi la lista y su explicación en el blog Productividad Personal.