El marketing de guerrilla, la publicidad, y la idea de involucrar al cliente con la marca están (en algunos casos) actualizándose y haciendose cada vez más copados.

Un ejemplo de eso es ésta super-cámara de fotos de Samsung (un gran contenedor hecho cámara de fotos gigante) en medio de una gran avenida.

La idea es: ponés una moneda, posás para la foto, uno se sube a la cámara, apreta como puede el «botoncito» («botoncito»… claro), y la foto sale en… un cartel luminoso gigante que hay sobre un edificio en frente.

Me sale barato (como peatón que pasaba a ver qué onda), y me hace reir de una manera copada y original… así que me gusta. 🙂