Señoras, señores. Niños, niñas… si ésta noticia es verdad, alguien que le haga respiración boca a boca a mis esperanzas en el amor entre los seres humanos.

Me da por las bolas que se metan en la vida de la gente, mucho. Porque aunque es a menor escala (por no ser famosos) a todos nos pasa alguna vez. Y no está bueno. Y menos cuando es con un tema tan delicado e hiriente como la infidelidad.

También tengo claro que cada uno hace su vida, que no tiene que rendirle cuentas a otra gente de sus decisiones salvo que las implique directamente.

Pero como fanático ninja y empedernido de la primer temporada de Floricienta, si eso de que los dos se fueron infieles y se separaron es verdad, mi esperanza en el amor entre seres humanos no es que se desmoronó, pero está tambaleando fuertemente.

Él que se mate si quiere, ¡pero vos no Flori! ¡VOS NO! ¡Vos sos Floricienta!.

Si ésto es verdad, lo aceptaremos como lo que es: un error que no hay que repetir. Pero a Floricienta se la sigue bancando a muerte, señores. ¿Estamos?. A MUERTE.

¡JODER!