Por ahí entiendas más éste video (que encima está en italiano) si sos fanático del fútbol o novia/esposa de alguien así (y sabes lo que es bancar a alguien con esa patología).

Situación: Italia, 21 de Octubre de 2009. Noche de partido por la Champions League. Milan vs. Real Madrid, uno de los mejores partidos del campeonato (o eso se esperaba).

Sos fanático del Milan pero al mismo tiempo periodista, y justo ese día, en literalmente el mismo horario, tu jefe te manda a cubrir un concierto de música clásica en un teatro simil Gran Rex.

O sos un novio enamorado, y tu novia te dice que consiguió entradas para el concierto y que puede ser una noche especial, a la que no quiere dejar de ir con vos. Que «está bueno hacer algo diferente», y «pasar un rato así juntos».

Después de un rato de pensar, uno empieza a considerar factores como «tampoco es que éste sea el último partido del mundo». y por amor o por necesidad, no puede decir que no a la invitación. Así que decide perderse el partido por ir al concierto en cuestión.

Para un tipo fanático, hay muy pocos momentos o situaciones en la vida que justificarían perderse un partido así. Y un concierto de música clásica claramente no es uno de ellos. Uno se va a lamentar esa noche toda la semana, y si sale un partido inolvidable, puede que toda su vida.

La vida empieza a ser un bajón de sólo pensarlo, hasta el momento en que la banda empieza a tocar una versión sinfónica del himno de la Champions y las letras de la pantalla empiezan a preguntar «¿Difícil decirle que NO al jefe/a la novia? ¿Y el partido? ¿Cómo pudiste pensar en perderte el partido?». Y cierra con el nuevo slogan («Are you still with us?»), el logo de Heineken y… ¡El partido en pantalla gigante!.

El video de arriba guarda desde algunas cámaras ocultas en el pedido de la novia/jefe (que eran complices en cuestión), o las caras de tujes de los hombres en el principio del concierto, hasta el desenlace, el alivio y las risas. Impecable.

Yo la vi en Interactivity y me pareció MUY buena.