«Yo no puedo creer que los que hablan de endurecer la mano con los chicos que están robando quieran más seguridad. Porque la seguridad la tenemos que conseguir revisando lo que hace que haya tantos pibes que, en vez de ir al colegio, salgan a afanar. (…) Esa gente lo que quiere es matarlos. Y yo querría que pensaran si, puestos a tomar la decisión y con un arma en la mano, ellos los ejecutarían. ¿Qué harían si tuvieran que matar a alguien que tiene la edad de su hijo, su nieto o su sobrino? A un chico que no tuvo ninguna posibilidad… un pibe que desde que nació miró para adelante y nunca vio un carajo, nunca vio a nadie laburar en su familia, nunca sintió que la vida le ofreciera nada, ¿por qué va a valorar la vida de los demás? Lo que tenemos que corregir es lo que pasa antes.»

Ricardo Darín

No es necesaria mucha introducción para saber quién es Ricardo Darín, pero suponiendo que hay alguien que lee ésto desde afuera de Argentina (o desde Argentina, pero viviendo en el fondo de un termo hundido 50 kilómetros bajo tierra): es uno de los actores argentinos más reconocidos de los últimos tiempos. Y a mi gusto también el mejor.

El comentario de arriba es parte de una nota en La Nación Revista que se publicó ayer (y que yo vi en onlain). Dijo algo parecido cuando cuatro personas se metieron en su casa con armas, retuvieron a la esposa y a la hija y le robaron lo que pudieron. No es que «habla así porque nunca le pasó nada».

En ese momento dijo que debería haber más oportunidades para los jóvenes como esos. Ahora dice ésto. Ésto no va a salir en todos los medios como cuando alguien dice que «hay que matarlos a todos». Porque ésto vende menos que aquello. Pero yo lo banco y lo comparto.