Vivió en la calle 35 años y hoy publicó su libro: “El Condicionado”

Vivió en la calle 35 años y escribió su libro: "El Condicionado"

Su nombre es Raimundo Arruda Sobrinho y vivió en las calles de San Pablo, Brasil, durante 35 años. En ese tiempo, además de vivir en una especie de boulevard que llamaba “La Isla”, vestir una bolsa de consorcio como atuendo, y cosechar largas rastas y barba, no dejó pasar un día sin escribir algunas líneas de poesía. Su historia es esta:

Por ahí por las limitaciones de su situación, en ese momento era un poco una locura mantener su sueño de publicar un libro con sus poemas. Estaba limitado, restringido… condicionado. Pero escribir era su pasión, lo que lo mantenía de buen ánimo todos los días. Así que lo siguió haciendo.

Un día se cruzó a Shalla Monteiro, una chica cualquiera que le habló, lo escuchó, y decidió que tenía que hacer algo con ese sueño. Esa acción que tomó fue crearle una página de Facebook. La llamó simplemente “El Condicionado“, ya que así firmó él mismo cuando le dió su primer poema en mano.

El hombre se empezó a hacer conocido en Facebook, la gente empezó a llevarle ropa, comida, regalos, a pasar a saludarlo, a conocerlo, y demás. Hasta que, gracias a la red social que nos tiene a varios entre sus filas, apareció un hermano que no veía hace 57 años. Gracias a la difusión de Shalla, a la red social como herramienta, y al reconocimiento y acción de ese hermano que apareció, hoy Raimundo vive en una casa, con su familia, y pudo publicar el libro que tanto soñó.

Así se convirtió en una de las “Facebook Stories” de Brasil, pero así sobre todo, transmite una genial historia de sueños y esperanza que cada tanto está bueno escuchar. Y de paso prestarle un poco de atención a ver si por ósmosis se nos pega un poco eso de actuar (aunque sea con lo poco que tenemos) para crear un mundo mejor. :)

Vidas virtuales: ¿Cómo vivir una vida mejor que la vida real?

Vidas virtuales vs. Vidas reales¿Te imaginás vivir esa vida de película que siempre soñaste? Playas paradisíacas, suites de lujo con vista al mar, palmeras, tragos, fiestas, la pareja ideal, el yate, el agua cristalina, el relax, la aventura… Todos esos sueños de la vida cumplidos en un momento, toda esa vida que siempre quisiste pero nunca te animaste a salir a buscar con la suficiente fuerza…

Hoy la podés vivir con este casco de vida virtual, experiencias, interacciones, amistades, relaciones, aventuras, y viajes “reales”, todos hechos por computadora (¿alguien dijo “Facebook”?). O en realidad no podés vivirlas. Pero es casi lo mismo… ¿no?

Hoy brindemos para no olvidarnos que la vida real está ahí afuera, y que si realmente queremos vivir la vida que soñamos, no va a quedar otra que salir a buscarla. Arranquemos con esos sueños, ajustemos mejor el trabajo que ya venimos haciendo, pongamosle un poco más de fuerza, y no bajemos los brazos, que si nos seguimos moviendo, la vida que soñamos está cada vez más cerca. :)

Donde empiezan las grandes ideas

Lo genial de esta publicidad de Dell llamada “Beginnings” (“Comienzos”) es primero notar que varios de los grandes productos o servicios que usamos hoy en día en todo el mundo, empezaron en lugares normales como los que la mayoría de nosotros transitamos a diario.

Trip Advisor, Skype, Dropbox, Shazam, o la misma Dell entre otras, naciendo en el típico garage de casa, una habitación común y corriente, una oficina sin tecnología de avanzada, una cafetería, o hasta un bus de larga distancia.

Y nosotros casi siempre esperamos “estar listos”, “tener todo lo necesario”, o “que llegue el momento indicado para empezar un proyecto, llevar a cabo una idea, o para al fin empezar a caminar para el lado de un sueño.

En su momento vimos de dónde vienen las grandes ideas y en qué momentos aparecen esas ideas en nuestra vida. Y es genial ver una vez más que, como en su momento dijo Steve Jobs: tu mundo está hecho de gente como vos. Todas las cosas que te rodean y que hoy considerás una genialidad indispensable en tu vida, fueron creadas por gente igual que vos. No por aliens con más capacidad para concretar sueños, ni super-humanos perfectos. Sini por gente que también tiene fiaca, debilidades, ganas de largar todo, y las mismas 24 hs que todos los demás.

Pero son gente que abrazó una idea, y que tuvo la valentía de llevarla adelante. De no callar la pasión con la costumbre, ni dejarse ganar por la rutina, el aburrimiento, o lo que todos los demás estaban diciendo o haciendo en ese momento. Gente que encontró su pasión y decidió dejar tiempo, esfuerzo, dinero, y lo que fuera necesario para llevar esas ideas a buen puerto.

No empezaron necesariamente con computadoras de miles de dólares, ni con un penthouse en Nueva York o una cabaña que da a las playas de Hawaii. Empezaron con lo que tenían, en donde estaban. Dejaron de posponer, de quejarse, de poner excusas, de ver pasar ideas o decir “estaría genial hacer x cosa”… y empezaron a vivir esas ideas.

Lejos de idealizar o de poner en papel de héroes a cualquiera de estos tipos, el objetivo es justamente el contrario: Son personas normales, con ideas normales, pero llevadas a la realidad. Y lejos de querer inventar el próximo Google, yo por lo menos quiero empezar hoy a cumplir mi próximo sueño. A llevar esas ideas mías a la realidad. Así que si me permiten, voy a empezar ahora. El que quiera, está invitado a hacer lo propio. :)

#SFBatKid: Make-A-Wish y 10.000 voluntarios por el sueño de un chico

He's saving the day!!! #batkid #sfbatkid #batman #superhero

Es simplemente GENIAL lo que pasó en el día de hoy en San Francisco con todo el tema de “#SFBatKid“. El hashtag vendría a resumir la idea de “El batichico de San Francisco“, que al mismo tiempo es el título que le pusieron los medios a una acción multitudinaria de la fundación Make-A-Wish.

Vamos paso a paso: Make-A-Wish es una ONG que cumple los sueños de chicos que estén pasando por alguna enfermedad terminal o que amenaza su vida. De hecho, tienen su pata nacional y todo (acá llevan 11 años y 4500 sueños cumplidos).

Pero hoy fueron el centro de la escena por esto de “#SFBatKid“: Lograron conseguir más de 10.000 voluntarios y convertir a San Francisco en la famosa “Ciudad Gótica”, para que Miles Scott (un chico de 5 años que tiene Leucemia desde el año y medio) cumpliera su sueño de ser Batman por un día:

SFBatKid

La ciudad entera se preparó para el evento, se cortaron calles, hubo público, reporteros, villanos, superhéroes, un batimóvil, su hermanito haciendo de Robin, y hasta algunos famosos que ayudaron con su granito de arena.

Gracias a todos ellos, Miles rescató a una mujer de las garras del Pingüino, el Acertijo, y compañía, que terminaron presos gracias a la labor del pequeño héroe:

Edwin Lee, el alcalde de San Francisco, le agradeció por su gran ayuda y le dió la llave de la ciudad en un acto público, luego de que también el Jefe de la Policía de SF le brindara sus honores frente a una multitud que lo vitoreaba:

GRAN multitud:

San Francisco Bat Kid

Todos los medios del mundo se hicieron eco de la acción, y varios famosos (personas y entidades) le enviaron un mensaje a nuestro nuevo niño maravilla. Entre ellos, el presidente Barack Obama, que le dedicó un pequeño Vine:

Todo empezó con la convocatoria de la fundación a través de las redes sociales y el chico creyendo que iba a San Francisco simplemente para comprarse un disfraz de Batman, su superhéroe favorito. Lo interrumpió un pequeño detalle: un anuncio en la TV del Jefe de la Policía pedía su ayuda para combatir el crimen. Y los noticieros empezaban a marcar el mapa del día:

Desde ahí, con pequeños aportes, la acción se hizo imparable: Uno prestó su Lamborghini para ser el batimóvil en el que recorrió la ciudad, el jefe de la policía a través de los noticieros de la ABC local le asignó varias misiones (entre ellas salvar a la mascota de los Giants de San Francisco), la bati-señal se desparramó por varios edificios, y el San Francisco Chronicle proporcionó la portada típica del diario del héroe que salva el día:

Gotham City Chronicle

Aquella edición especial, que llamaron “Gotham City Chronicle“, tuvo tanto éxito que el diario anunció que va a volver a imprimirla mañana para el que no la pudo comprar. Desde las cosas más grandes (como puede ser la ciudad parada para él o el saludo del presidente del mundo de Estados Unidos) hasta las más pequeñas fueron geniales. Una pequeña: el badge especial que preparó la gente de Foursquare.

#SFBatKid en Foursquare

Las alertas, los próximos pasos, las primeras imágenes, y los mensajes de aliento se fueron juntando en la cuenta de Twitter de la fundación Make-A-Wish San Francisco, que fue cubriendo todo lo que pasó durante el día. ¡Pasaron tantas cosas que es hasta complicado ponerlas todas en un sólo post sin que resulte gigantesco y plagado de imágenes o videos!

Pero visitando esa cuenta de Twitter y buscando por el hashtag en el buscador de aquella red social se puede ver la magnitud que tuvo la acción y es casi imposible que no se te ponga un poco la piel de gallina. Una genialidad no sólo de la fundación, sino de cada uno que participó de la movida haciendo su parte.

SF Bat Kid

Y ahora sí, prometo que la última: Un espacio reservado especialmente para que estacione el batimovil…

Hay más info e imágenes en: IMGUR - Gawker - Buzzfeed - Univision - The Atlantic Wire – y varios más… :)

Actualización

Encima parece que el BatKid anduvo de levante con una fan…

SFBatKid y una fan

¡HUMILLE, GENIO!

Hay más buenas fotos en Totally Cool Pix.

Don’t give up on your dream

No sé qué sueño tenés desde siempre en tu vida, pero tenés que saber que es posible. En el camino te va a ir bien, te va a ir mal, vas a acertar, te vas a equivocar, te van a salir las cosas o te va a salir todo en contra. Pero se puede.

La grandeza está al alcance de todos, pero no viene de regalo. Hay que ganársela.

Si querés cumplir tus sueños, no es hora de envidiar, de patear para adelante, de poner excusas, de ceder ante los miedos, o de esperar momentos especiales. Es hora de trabajar por esos sueños. De tomar riesgos, de trabajar, de sacrificar con eso en mente.

Pasamos tanto tiempo tratando de encajar y de caerle bien a los demás, gastamos tanto (tiempo, dinero, fuerzas) en aparentar, en saber lo que todos opinan de nosotros, que terminamos conociendo más a los demás y a los que ellos quieren y esperan, que a nosotros mismos y lo que nosotros queremos y esperamos de la vida. Es hora de empezar a enfocar de nuevo. De volver a invertir un poco de tiempo, dinero, y fuerzas en vos mismo.

Es hora de volver a vos, a pasar tiempo con vos mismo cada día, y volver a entender cuáles son tus sueños, tus metas, tus objetivos, y sobre todo tus propósitos. Para qué estás acá. Para qué querés estar. Y una vez que lo tengas, no perderlo de vista hasta conseguirlo.

Tenés que saber que es posible, pero que lleva trabajo.

Así que… “Don’t give up on your dream“.

¿Qué vas a hacer con tus sueños?

Decir que esto es un “compilado de grandes mensajes de grandes películas” es quedarse un poco corto. De dos mensajes diferentes se abre un tercer mensaje, que dice algo más que lo que los otros dos ya decían. Se combinan ideas, se potencian conceptos, y hasta se mezclan grandes personajes que representan mil cosas para varios de los que vimos estas películas y las hicimos parte de nuestra vida.

Un poquito de acá, un poquito de allá, y como resultado este videazo que deja varias frases picando. Pero la que más me sigue dando vueltas (y que está re contra parafraseada en el subtítulo) es la siguiente:

«Todos dicen que quieren ser exitosos, pero no lo quieren con tantas ganas. Lo quieren a medias. No lo quieren tanto como irse de fiesta, o ser cool. ¡La mayoría prefiere dormir antes que ser exitoso!.»

“Ser exitosos” se reemplaza con lo que quieras, con cualquiera que digas que es tu sueño (¿viajar por el mundo? ¿trabajar de lo que te gusta? ¿una persona?) y “dormir” también se reemplaza con mil cosas (“procrastinar”, “mirar series/peliculas”, “perder tiempo”, “jugar al candy crush”, o lo que sea).

Simplemente porque si a la hora de hacer cosas para cumplir ese sueño, decidís hacer eso que posterga el sueño, lo estás poniendo más arriba que tu sueño en tu nivel de prioridades…

Entonces, volvé a pensar cuáles son tus sueños, tus objetivos. Y volvé a pensar si los deseás lo suficiente como para que sean prioridad, como para que importen más que todo lo demás, como para dejar todo para conseguirlos. ¡Recién ahí estamos hablando de sueños! ¡Antes son “estaría bueno” nada más!.

Así que ahora sí: ¿Qué vas a hacer con tus sueños?. ;)