Rodeate de los mejores

rodeate-de-los-mejoresUno de los principales consejos que se dan en seminarios de liderazgo es esto de “rodearse de los mejores“. Formar un buen equipo. Tener gente que incluso sepa más que vos entre tus filas. Que tu proyecto sea llevado adelante por gente que le haga bien y no mal, que sirva, que sume, que no sea tóxica para su objetivo.

Hay otra teoría interesante que dice que sos el promedio de las 5 personas con las que más te relacionás. No sé hasta qué punto está científicamente comprobado, pero en mi cabeza tiene sentido. Terminás usando expresiones que tus más cercanos usan, o teniendo actitudes o movimientos que ellos tienen, porque al estar tanto tiempo juntos casi que te terminás mimetizando.

También es lógico, entonces, que si te rodeás de gente negativa o pesimista, a la larga se te van a ir pegando algunos rasgos de esa personalidad. Si te mezclás con gente llena de miedos, vas incluso a descubrir miedos que ni sabías que tenías (¡un buen ejemplo de esto es la idea de la “falange izquierda del avión” en aquel capítulo de Friends! :P).

Y un poco por ahí va también la idea del libro “Gente tóxica” de Stamateas (le guste a quien le guste y le pese a quien le pese): hay gente que no sólo no le hace bien a tu vida, sino que por diversas actitudes o formas de ser y de relacionarse con los demás, le termina haciendo activamente mal a tu proyecto de persona.

A lo que voy: A veces es duro pero hay que tomar la decisión firme de dejar de darle espacio en nuestra vida a esa gente que está contaminandola. Esos amigos que no se comportan como amigos, esos contactos que tiran más agua adentro del barco de la que sacan, que nos manipulan, o que simplemente tiñen nuestra vida de nerviosismo, de rumores, de dudas, de miedos o negatividad.

No significa dejar tirado a nadie o discriminarlo, pero sí darle a nuestra vida, a nuestros sueños, objetivos y proyectos, la importancia suficiente como para saber de quiénes rodearnos y de quiénes no.

Si hay personas que no querés fuera de tu vida pero que te hacen mal, un buen recurso es por lo menos dejar de permitirles entrar hasta lo más profundo de vos y hacer ese daño que suelen hacer. Dejar de permitir que cualquiera te llegue al núcleo, al centro de control de tu cabeza y te saque la paz, la alegría.

La idea de “rodearse de los mejores” me hace ruido nomás en la parte de saber quiénes son los mejores. Porque no hay personas “mejores” y “peores”, a mi entender. Pero sí hay algunos que pegan con lo que soñás, con lo que querés ser, y algunos que no. Esos primeros son tus mejores.

Walk with the dreamersRodeate de gente que te motive, que te inspire, que te de buenos consejos, que te haga sentir que podés ser vos mismo sin necesidad de comportarte como ellos quieren o formar una máscara que les permita “quererte como sos”.

Rodeate de gente que nivele lo suficientemente bien el hecho de hacerte sentir cómodo, pero al mismo tiempo que te incomode (en el buen sentido) para mejorar. Gente que te haga sentir en paz, pero que al mismo tiempo te genere alguna revolución en la cabeza cada tanto. Alguna de esas revoluciones que te hacen crecer.

Rodeate de gente que te haga soñar, que te haga vivir la vida a pleno, que tenga buenas intenciones, que te levante, que te anime, pero que no te alabe todo el tiempo y sin motivos. Que sepa decir alguna verdad que duela o dar un consejo difícil de decir cada tanto si es necesario.

Rodeate de gente que sume. Que te levante si te caés, que te empuje si lo necesitás, que se preocupe por vos, que te valore. Que te potencie, que te desafíe, que te haga sentir grande, que vos podés, que vos bastás, que tenés lo que es necesario tener para vivir una vida genial.

Las relaciones que tenés te pueden sanar o herir, sumar o restar, potenciar o debilitar. Y al mismo tiempo vos podés ser de las personas con las que vale la pena juntarse o con las que no. Preocupate por ser de los que suman. Ayudá a los demás, colaborá, interesate por sus cosas, sé amable.

Por ahí, volviendo un poco a la infancia, pasás un montón de tiempo pensando que sos un patito feo simplemente porque estás rodeado de la gente equivocada. Para abrir las alas y desarrollar todo el potencial que tenés, es necesario también estar rodeado de gente que saque el cisne que hay en vos. 😛

Aunque cueste, tomá un poco más de distancia del que sólo resta, dejá ir al que sólo suma drama y empezá a elegir conscientemente a las personas con las que pasás más tiempo.

Para empezar a sacar lo mejor de vos, empezá a rodearte de los mejores.

¿Usarías un reloj que te diga cuándo tiempo te queda de vida?

La gente de Mount Pleasant Group (una casa funeraria de Canadá) imaginó un smartwatch un tanto particular. No mide lo que corrés, lo que comés, los pasos que das o los pisos que subís. Mide con exactitud de segundos cuánto tiempo te queda de vida.

Obviamente, estamos hablando de un aparato que no existe. Es sólo una idea con fines publicitarios para que “empieces a planear tu último adiós, la vida de tu familia, y la preservación de tu legado“. Sí, dicho así es medio fuerte, pero me gustó la idea del “Quitbit” que proponen.

Se me ocurre algo como si fuera la idea de “El precio del mañana” con una vuelta de tuerca. Que no muestre cuánto me queda para mi muerte exacta (que puede ser en un accidente de tránsito, o de cosas impredecibles por el estilo), pero sí imaginarse que me muestre cuándo me queda de vida si sigo viviendo de la manera en la que vivo hoy.

Hasta cuándo puedo llegar a vivir si sigo comiendo como hoy, ejercitándome (o no) como hoy, caminando como hoy, trabajando como hoy, saliendo como hoy, y demás. Y con qué tipo de salud sobreviviría los últimos años.

Quitbit: ¿Usarías un reloj que te diga cuándo tiempo te queda de vida?

Con esos datos, sería más gráfico y más fácil hacer cambios grandes en la vida. Si sé que corriendo 3 veces por semana estiro el tiempo de vida un año más, muy probablemente me de más ganas de hacerlo. Si sé que comiendo mejor (o más liviano o sano) voy a agregar x cantidad de tiempo, probablemente no me moleste tanto dejar de lado el combo de McDonalds para darle espacio a una ensalada (aunque todo sin exagerar, los asados y las golosinas no se tocan).

Ahora que ya sabemos que no existe, pero que nos pusimos a pensar en lo genial que estaría que existiese algo parecido, pregunto: ¿Qué cosas cambiarías de tu día a día si supieras que eso tiene un impacto directo en tu salud y en la cantidad (y sobre todo calidad) de los años que te quedan en la vida?

La buena noticia es que aunque el smartwatch no existe, los cambios que podés hacer para vivir más y mejor, existen y son menos complicados de lo que suelen parecer. Así que está bueno aprovechar una publicidad que no tiene nada que ver, para irse un poco por la tangente y pensar en todas las cosas que podemos empezar o terminar hoy en nuestra vida para hacerla mejor en todos los aspectos posibles. 🙂

Corrí #MiPrimeraCarrera de 10K: La #FilaRace2014

#MiPrimeraCarrera

El Domingo pasado a las 8 de la mañana quien les escribe estaba paradito en el corazón de Puerto Madero, en Buenos Aires, vestido de short y remerita, preparado para correr lo que fue mi primera carrera de 10 kilómetros. Fue la Fila Race 2014, su quinta edición, a la que me sumé gracias a la campaña “Mi primera carrera”, que nos propuso Fila Argentina tanto a mi como a 3 bloggers más (Axel, Ceci, y Elena).

La idea de Fila, sabiendo que no somos corredores asíduos, fue que contáramos a través de nuestros blogs y redes lo que fue la experiencia de correr por primera vez una carrera que hasta este momento (al menos en mi cabeza) era sólo para profesionales.

Nunca en mi vida había corrido 10 kilómetros de corrido en la calle, ni siquiera en el entrenamiento previo. Así que llegué al lugar de largada con una esperanza muy cauta de llegar aunque sea a los 5K corriendo y el resto alternarlo entre corrida y caminata.

En las semanas previas corrí bastante en cinta (tengo una vieja cinta en casa) por una cuestión de comodidad y tiempos. Ahí aguantaba 10-12 kilómetros sin mayores problemas. El asunto fue cuando salí a la calle: me empezaron a molestar músculos que ni siquiera sabía cómo se llamaban, y una molestia fuerte en la tibia (como si quemara) hizo que nunca pueda pasar de los 5 km de corrida seguidos.

Desde Fila me recomendaron el Fila Center, un espacio creado por la marca para dar consejos de running de parte de entrenadores y corredores profesionales. Y además, yo pedí ayuda en Twitter, tierra minada por corredores de la vieja y nueva escuela:

Ahí fue que volví a comprobar y disfrutar esa cosa linda que permite internet, y tomé varios consejos de gente de todo el mundo que sabía más que yo: Diferentes tips para estirar y elongar previa y posteriormente, qué comer y qué evitar, tanto en la previa como durante y después de la carrera.

Siguiendo al pie de la letra algunos consejos, arranqué el recorrido:

#miprimeracarrera la #FilaRace2014

En total, tardé 1 hora y 4 minutos en hacer los 10 kilómetros sin parar a caminar nunca (unos 6.19 minutos por km). Es un tiempo mejorable, seguro, pero también un tiempo que superó mis expectativas previas por los tiempos y molestias con los que encaré la carrera.

Me sorprendió la calidez de la gente que tiene esa cultura runner. Porque es eso: Una cultura aparte que mueve miles de personas con una disciplina que roza el fanatismo, pega en el palo, y cae del lado sano de la cuestión.

Tanto en la previa en Twitter (con consejos, datos, palabras de aliento, y demás), como en el día de la carrera (que éramos unos 10.000 corredores) todos siempre tuvieron muy buena onda entre sí y con nosotros, que estábamos recién empezando en la cuestión.

Dos cámaras nos siguieron los primeros 5 kilómetros, y el resultado en video fue el siguiente:

Las zapatillas que usé para correr son un nuevo modelo de Fila, llamados “Zest Flocado”. Son muy cómodas, muy cools (me las halagaron mucho), y se ven más o menos así:

Fila Zest Flocado

Aprovechando que ya las tengo (y que ya le agarré la vuelta a la elongación, la preparación, y toda la cosa), quiero empezar a correr más seguido. Así que por más que la carrera (y la campaña) ya pasó, sigo recibiendo consejos, ideas, recomendaciones de gadgets, y lo que sea que pueda sumar.

Mientras tanto, mi primer medalla de running ya se puede ver en mi cuenta de Instagram: 😛

Y para el que quiera ver más fotos de la carrera y tener más info a futuro, puede seguir a los diferentes canales de Fila Argentina en Facebook, Twitter, o YouTube.

Cómo dormir la siesta perfecta

El arte de la siesta tiene mucha tela para cortar. Sobre todo para aquellos que disfrutamos dormir, no queremos “perder tiempo durmiendo”, pero queremos dormir bien, y si dormimos siesta complicamos el sueño de la noche.

Si sos de esos, primero que nada: Bienvenido al club. Ahora sí: Ya vimos en su momento una infografía con los beneficios de dormir la siesta, y ahora encontré otra más que puede ayudar:

Cómo dormir la siesta perfecta

¿Algunos datos? Cuánto dormir, dónde dormir, en qué horario dormir, y etcétera. Y un asunto a tener en cuenta: Aquellos que sueñan durante la siesta, es muy probable que estén con falta de horas de sueño y, por ende, necesiten dormir un poco más. Vale como pequeña señal de alarma. 😛

10 consejos para cuidar mejor tu cuerpo

10 consejos para cuidar mejor tu cuerpo

Si sos de esa “extraña raza” de gente que disfruta y hasta necesita salir a correr a diario, puede que este artículo no te sirva. Si sos del resto de los mortales (esos que queremos estar bien, hacer ejercicio, cuidarnos, y todo eso, pero nos cuesta horrores empezar siquiera a pensarlo), entonces acá vamos: 10 consejos para cuidar mejor tu cuerpo en mi post semanal en el blog de Red Bull Argentina.

Como siempre, MUCHAS gracias por leer y compartir. Y si hay más consejos (me hacen falta, prometo), escucho atento en los comentarios acá abajo. 🙂

Mañaneros: Cómo despertarse temprano (infografía)

Cómo despertarse temprano

Si nos parecemos en algo, puede que a vos también te pase que en frío decís que estaría bueno despertarte temprano, empezar el día tranquilo, sin corridas, sin tener que ir zombie a bañarte o desayunar sin entender nada, y demás. Pero en caliente, a la hora de los bifes,  apretás el snooze 50 veces y te terminás despertando lo más sobre la hora posible. Incluso si eso nada más te permite 3 minutos de sueño que (por estar pensando en eso) ni siquiera podés aprovechar.

Si vivís así y querés empezar a disfrutar un poco más el día, aprovechar más las mañanas, y no arrancar ya cargado de todo el estrés que generan las corridas tempraneras, esta infografía te puede servir. Son algunos consejos para que despertarse temprano no cueste tanto, o para “convertirse en un mañanero“.

¿Algunos consejos? Dormir bien (sí, es una obviedad, pero si ya lo estuvieras haciendo no estarías leyendo esto), apagar los aparatos electrónicos una hora antes de la “hora de dormir” (acá me bajo yo ya…), dormir boca arriba, tener cuidado con los picantes, el chocolate, o el alcohol antes de acostarse, leer un libro o escribir un diario, darse una ducha calentita, o conseguir un buen colchón (le damos MUCHA menos importancia de la que tiene).

Acá va cada uno con su explicación (pero en inglés):

Cómo despertarte temprano

Yo lo vi en Greatist. Y ahí también se pueden ver las diferentes fuentes de la infografía. 🙂