Vacíos de pendientes y llenos de experiencias

Vacíos de pendientes y llenos de experiencias

Todos tenemos en la vida alguna pequeña lista (anotada en algún lado u olvidada en la memoria) de cosas que queremos hacer algún día. Que “nos gustaría”, que “tendríamos que hacer”, pero que no tienen puesto un tiempo determinado ni una fecha límite en nuestra vida.

Las hay de todos los tamaños, estilos y gustos. Cosas grandes, medianas y chiquitas. Tirarse en paracaídas, ver tal película, aprender a cocinar tal plato, ir a un recital de tal banda, hacer tal viaje o cumplir determinado sueño.

Y están ahí, como pendientes eternos que nunca bajamos a la vida real. Como cosas nuestras de las que en realidad nunca nos adueñamos, porque son nada más deseos de algo que “algún día” te gustaría hacer.

Y hay veces que te cruzás a alguien en la vida que ya cumplió (o está cumpliendo) todos esos pendientes que vos posponés para siempre. Te lo cruzás físicamente (un amigo, un pariente, un conocido, el amigo de un amigo en una fiesta) o por internet (en este caso, casi siempre es un yanqui o un chino, por una cuestión de estadística).

Y sentís un poco de alegría mezclada con envidia de que él sí lo hizo, sí se animó, sí se tomó el tiempo, o (la más tramposa de todas) “él sí lo PUDO hacer”. Cuando la verdad es que casi siempre el pobre hombre lo único que hizo fue tomarse en serio sus deseos y pasiones y ponerse manos a la obra.

La propuesta es que a partir de hoy empecemos a mejorarnos la vida eliminando esos pendientes. No borrándolos de la lista resignados, sino poniéndoles un fecha límite y empezando a cumplirlos de a uno.

Que no sean más sueños, que sean planes. Que no sean más cosas de “algún día”, sino cosas de hoy, de mañana, de la semana que viene, o de sí o sí, antes de que termine el mes.

HOY anotate en ese curso, hoy empezá esa carrera, hoy salí a correr, hoy andá al gimnasio, hoy aprendé a cocinar ese plato, empezá ese libro, llamá a esa persona, decile de salir a ese/a que te interesa, proponele matrimonio a tu pareja.

Hoy empezá a ahorrar y planear ese viaje, mirá esa película, planeá esa fiesta, arrancá ese proyecto. Averiguá desde dónde salen los paseos en globo en tu ciudad y planeá un día para hacerlo. Preguntá dónde aprender ese idioma y dale una chance. Averiguá en qué playa se puede aprender surf cerca de donde te vas de vacaciones.

Que sea hoy. Y si es imposible que sea hoy, que no pase de hoy el hecho de planearlo, de pensarlo, de ponerle fecha, de dar el primer paso en dirección a la realización de ese pendiente. Basta de los “siempre quise…”, “siempre soñé con…”.

Que se termine ese tiempo de quedarse con las ganas, y que si fuera a pasar que tu vida acá en la tierra termine mañana, puedas decir que la terminaste vacía de pendientes y llena de experiencias. 🙂

Vacíos de pendientes y llenos de experiencias

Recuperá el brillo

Recuperá el brillo

Creo que todos tenemos un brillo que nos hace especiales. Todos tenemos pasiones y cosas que nos calientan el pecho de una manera especial. Y cuando ponemos todo lo que somos al servicio de esas pasiones, cuando vamos al 100% para ese lado, brillamos de una manera especial. No es privilegio de algunos elegidos, es algo con lo que todos venimos equipados de fábrica.

Y para que ese brillo personal brille en serio, hay que darle algunas condiciones básicas: tenerse confianza a uno mismo, alentarse, dejarse soñar, permitirse equivocarse y perder el miedo al error, poner el esfuerzo, amor y pasión a su disposición, y dejar ir un poco la opinión de los demás al respecto… entre otras cosas.

Pero me di cuenta de que a veces con ciertos golpes de la vida perdés la confianza en vos. Y como ella es parte esencial del combustible del brillo propio, con ella se va también lo que te hacía brillar.

¿Y a qué voy con esto? A que si alguna persona, una mala experiencia, un fracaso, una crisis, una pérdida, o alguna situación te robó ese brillo, es hora de hacer un análisis de riesgos, ver lo que perdiste en el camino, ver lo que ganaste (aunque pienses que no hay nada), ver cómo podés usar esa situación no de sofá (para quedarte a descansar para siempre ahí) sino de trampolín (para salir disparado para arriba) y recuperar ese brillo.

Porque ese brillo es tuyo, vino con vos, con lo que sos, con lo que fuiste construyendo en el camino. No es de la otra persona, incluso si era un brillo compartido. Para que sea compartido vos tuviste que poner tu parte. Y si alguien no lo puede (o no lo quiere) compartir más con vos, andate con tu música a otra parte. Llevá tu brillo con vos y volvé a crear, volvé a apasionarte por las cosas, volvé a enamorarte, a equivocarte si es necesario.

Podés sufrir, podés llorar, podés sentir la pérdida y hacer el duelo, podés patalear todo el tiempo que creas necesario. Porque perdiste algo y tenés razón, y está bien, y es natural, que llores al respecto.

Así que llorá, puteá, sufrí y desahogate tranquilo todo lo que necesites. Pero no te olvides que ese brillo sigue esperando en vos a que estés listo para volver a arrancar.

Recuperá la sonrisa, la confianza, recuperá tu personalidad, lo que eras, lo que sos, lo que te hace único. Porque todos tenemos cosas que nos hacen positivamente únicos. ¡Volvé a buscar eso!

El brillo es tuyo, no de la persona, cosa, o situación que se fue. No dejes que se lo lleven con ellos. Si te afectó, es porque fue una parte importante de tu vida. Pero si “fue” una parte importante, justamente es porque “fue”. No “es”. Nadie es indispensable, y podés seguir la vida sin eso que te falta. No seguir “sobreviviendo”. Seguir viviendo a pleno y estar todavía mejor que antes de perderlo.

De ese brillo te vas a volver a enamorar vos después de haber perdido el sentido de lo que valés. Y de ese brillo también se va a enamorar la persona que sigue en la historia de tu vida. Y así vas a cerrar el ciclo y seguir adelante. Brillando.

Va a costar, va a doler, vas a tener que tomar decisiones fuertes. Pero es cuestión de decidir. No es cuestión de tiempo. Es cuestión de lo que vos hagas con vos en ese tiempo que pasa. Es cuestión de decisión. Hoy podés seguir sufriendo un rato más, seguir persiguiendo personas o situaciones que ya se fueron, o podés decidir recuperar el brillo. 😉

Brilla, pelotudo

¿Cómo sería el mundo si Steve Jobs se hubiera conformado con un trabajo normal?

Salvo que te apasione algún oficio dentro de todo “tradicional” (abogado, contador, médico, arquitecto, etc), es casi seguro que alguna vez tuviste algún tipo de presión para dejar “esa cosa medio hippie” que “estás probando” y en su lugar “ponerte a trabajar en algo en serio”. Y probablemente hayas considerado más de una vez la idea de seguir el camino “normal”. El que siguen todos, que (dicen) es más seguro y menos riesgoso, más serio, y etc.

Pero, ¿alguna vez te pusiste a pensar qué hubiera pasado si Steve Jobs se hubiera conformado con un trabajo normal? ¿Cómo sería el mundo si él hubiera hecho caso a esas voces, decidido que “era muy difícil pensar diferente” y hubiera elegido conformarse con ser un ejecutivo de ventas cualquiera? ¿Y si Gandhi hubiera sido un abogado más?

Nadie dice que esté mal ser abogado ni tampoco que te apasione serlo. Yo también vi Suits y sé que es posible. 😛 No, en serio: el problema es que a algunos nos apasionan otro tipo de caminos, menos normales, menos “estándar”, y a veces cuesta seguir ese camino sin hacerle caso a la mayoría que nos lleva a ponernos en la fila de los tradicionales.

La idea del video me dejó pensando en que todos podemos hacer una amplia gama de trabajos “normales”, estudiar carreras normales, y seguir los caminos más aceptados por todos. Pero cuando hacés lo que te apasiona lo hacés con una entrega diferente, con un amor diferente, y con una excelencia diferente también.

Y esa excelencia, esa pasión, y esa perseverancia que vas a desarrollar para seguir a pesar de los obstáculos, de los errores, de los miedos, y de las cosas que puedan surgir en el camino te van a llevar muchísimo más lejos que tener sólo la necesidad de cobrar un sueldo.

Y es verdad, probablemente nosotros no terminemos siendo Steve Jobs, Messi, Manu Ginóbili, Julio Cortázar o Gandhi, pero el mundo está hecho por gente como nosotros, que persiguió sueños, obsesiones, inspiraciones y proyectos personales. Y aunque no vayamos a ser los mejores del mundo en nuestro rubro, nosotros también merecemos poder darle una chance a nuestras pasiones.

Así que aunque cueste, y aunque por momentos sea todo cuesta arriba, no dejemos de seguir los caminos por los que nos lleva ese calorcito en el pecho. No nos conformemos con encajar en el mundo ideal de otro si nuestra pasión en realidad quiere que vayamos para otro lado.

Quiero decir, tiene que haber algo más en la vida que esto:

Rutina

Yo vi el video en Creatividad Publicitaria. 🙂

Messi es de los que crean

Messi y su quinto balón de oro

A minutos de que Messi haya ganado su quinto Balón de Oro (esto es: quinto año que es elegido como mejor jugador del mundo, y noveno año consecutivo que está entre los 3 finalistas), Adidas lanzó este spot llamado “I’m here to create“. Aunque el video está en inglés (cuando Messi es argentino y no sabe hablar una palabra de la lengua de Shakespeare), se puede ver subtitulado con las opciones de YouTube:

La idea: no estoy acá por los récords, las fiestas, los elogios, los trajes elegantes, o por lo superficial. Estoy acá para crear.

Un amigo me dijo alguna vez que el que realmente sabe de algo es ese que hace que lo que le sale hacer parezca super fácil, incluso cuando no lo es. Que te de ganas de hacerlo a vos también y que no entiendas cómo hace tan simple algo que puede ser tan complejo.

El video habla de que Messi hace magia, que puede crear algo de la nada. Y sí, es solamente fútbol. 22 tipos atrás de una pelota. Pero lo convierte en cada toque, en cada gambeta, en cada paso, en cada interacción que tiene con su arte (con ese arte en el que le tocó ser especialmente talentoso), en el deporte más lindo (y fácil) del mundo.

Un poco como resultado de su talento especial en ese área y otro poco como resultado de dedicarse de lleno a algo, con sacrificio, con entrega, con pasión y cueste lo que cueste.

Me cae bien la gente que crea, la gente que se divierte haciendo lo que le apasiona, la gente que prueba, que se equivoca, que a veces brilla y a veces tiene sus momentos malos (¿sus cuestionamientos? ¿puteadas? ¿silbidos?). Me cae bien porque (a mi entender) le hace bien al mundo. No siempre a nivel Messi, pero sí a su mundo cercano, a su entorno.

Yo quiero ser, en lo que me toca, de esos que crean. Y admirar también a los que saben hacerlo en lo suyo.

Así que hoy brindo (sin nada para tomar, pero con el sentimiento del brindis) por el mejor jugador del mundo. Porque de casualidad es argentino, pero sobre todo porque es de los que crean. De los que, con humildad, talento, y entrenamiento, hacen del mundo un lugar mejor.

Sí, “nada más” jugando al fútbol. 😛

El 2015 a través de mil cámaras GoPro

Lo mejor de 2015 en una GoPro

Apenas GoPro empezó a usar esta idea de compilar videos de usuarios de sus cámaras para promocionarlas, me veía casi cualquier cosa que pase.

Desde un ñato abrazando a un león, hasta un loco subiendo y bajando en bici en una montaña, fiestas en Hollywood, surfers en Hawaii, gatos persiguiendo lásers, y decenas de festejos de año nuevo (filmé el mío propio de la Reveillon de Río de Janeiro en 2013 que, modestia aparte porque sólo apoyé la cámara y le di al “REC”, es un escándalo).

Con el tiempo se me fueron haciendo más usuales y me di cuenta que no me importa TANTO ver tanta gente andando en bicicletas chiquitas en montañas gigantes, y que para mi todas las tomas de esquí son prácticamente iguales. Así que los dejé de ver un poco.

Pero hoy llegué a esta compilación oficial de videos que resumen lo que fue el año 2015 a través de varias lentes de GoPro y un poco que me encanta verlo de nuevo. Me encanta ver personas diferentes haciendo lo que más les gusta, disfrutando el momento, viviendo la vida a fondo, y demás. Así que si también un poco que te motiva la idea, acá está estos 5 minutos de locuras con GoPro durante 2015:

Viajes, carreras, pasadas de esquí, gente cocinando, gente entrenando, probando cosas raras, regando su jardín, siendo revoleada por el aire, gente lanzándose al vacío con un traje de wingsuit y pasando a ESTO de rocas gigantes

(sí, quedé un poco traumado con esa parte del video)

Grandes, chicos, hombres, mujeres, gente escalando, gente proponiéndose matrimonio a cientos de metros de altura, gente diciéndole a otra gente que la ama mientras practica algún que otro deporte extremo, gente surfeando, gente nadando con delfines y tiburones, gente que tira un “¡VAAAAMOOOOOS!” en medio del video y me emociona porque habla español, gente que no es gente porque es un oso… de todo.

Te amo - GoPro 2015

Y en esa misma línea es inevitable acordarse de esos videos de la línea “People are awesome“, que muestran personas de todo el mundo haciendo locuras increíbles.

Si andás muy tranquilo de tiempo (#MUY), acá hay una versión de “People are awesome 2015” que dura 43 minutos (yo fui salteando). Como por si realmente querés ver muchísima people que es awesome:

Dicho eso: espero que, más allá de los problemas o tristezas que pueda tener un año en la vida de cualquiera, hayamos podido vivir un 2015 emocionante. Y que el 2016 que tenemos por delante esté todavía más lleno de aventuras. 🙂

Cómo y dónde trabaja el periodista y escritor Gay Talese

como-trabaja-gay-talese

Gay Talese es uno de los íconos vivos del periodismo a nivel mundial. Es escritor de varios bestsellers, fue cronista fijo del New York Times por más de una década, y más tarde escribió en las revistas Times, Esquire, The New Yorker, hizo perfiles icónicos sobre Joe DiMaggio, Dean Martin y Frank Sinatra, y demás asuntos.

Paseando por la vida me encontré con un post de Jomofis en el que Gay Talese muestra su jomofis subterránea. O sea: un video hecho por The New Yorker que cuenta cómo y dónde trabaja Gay Talese, de dónde salen todas esas piezas espectaculares de texto que después llegan al mundo.

El hombre hace 50 años (tiene 83) vive en la misma casa de Nueva York. Primero compró un departamento. Con el tiempo compró otro. Con el tiempo otro. Hoy ya compró los 4 pisos del edificio. Y abajo de esa casa, en lo que sería algo así como el subsuelo (con una entrada independiente del resto de la casa) tiene su oficina, su fuerte subterráneo.

Es un espacio sin teléfonos, sin ventanas, sin distracciones, y probablemente con el archivo más grande de sus trabajos, anotaciones, apuntes, y recortes previos (desde 1945 guarda un archivo de cada año de trabajo).

Tengo que decir: estuve buscando fotos del lugar, y una de las alegrías más grandes fue que haya cambiado el ventilador de pie poco glamoroso que se ve en la imagen de abajo por el aire acondicionado que se ve de fondo en el video. Pequeños progresos para Gay. Alegría.

gay-talese-home-office

El video completo es de The New Yorker y dura poco más de 3 minutos:

Si te interesó saber más sobre Gay Talese, además de varios perfiles interesantes en inglés, hay una entrevista que le hicieron en La Nación que puede servir: Un genio del periodismo.