¿Cómo es Dismaland, el “Disney malo” de Banksy?

Así como existe Disneyland, “el lugar más feliz de la tierra”, ahora existe su hermano malvado: “Dismaland, un parque temático para anarquistas principantes“. No apto para niños, de sólo 5 semanas de duración (cierra el 27 de Septiembre de 2015), y bajo la firma de Banksy (un tan famoso como desconocido y polémico artista urbano británico que suele despacharse en contra del capitalismo, la publicidad, el poder, y demás asuntos).

Entrando a Dismaland se escucha por los parlantes que “la vida no es siempre un cuento de hadas” (como rezaba una de sus obras en burla a Disney de 2012), los vendedores no venden globos de Mickey, sino más bien globos con una inscripción particular: “Soy un imbécil“. Cada uno de los miembros del “staff” del parque son en realidad actores que viven depresivos y llevan un uniforme que dice dismal (“triste, deprimente”).

Dismaland, el parque de diversiones de Banksy

No hay piratas del Caribe, sino barcos con migrantes subsaharianos. El castillo no es brillante y reluciente, sino más bien un edificio tétrico y abandonado que está más cerca de The Walking Dead que de la Cenicienta. Y hablando de la Cenicienta, una de las atracciones más fotografiadas del parque es la que mezcla a la mítica princesa de Disney (muerta) con Lady Di y su trágico accidente.

Dismaland, el parque malo de Disney por Banksy

En Dismaland hay más de 10 obras de Banksy en exposición, más de 50 artistas de 17 países distintos, y todos los viernes tiene shows especiales que van desde DJs hasta noches de comedia. Las entradas cuestan U$S 5 cada una, pero los visitantes pueden pedir un crédito para tener más dinero para gastar adentro del parque… aunque la tasa de interés es del 5000%.

Hay disponibles unas 4000 entradas por día para esta exposición artística hecha parque de “diversiones”, y ya es un hecho que desde su inauguración la web de venta vive caída por la alta demanda y las colas en la puerta del parque suelen ser larguísimas. Hasta hay una pareja que canceló su luna de miel de 3 semanas en el Caribe para poder estar en la inauguración.

El castillo de Dismaland

El parque está en Weston-super-Mare (Inglaterra) y ocupa unos 10.000 metros cuadrados. Para lograr el secretismo y la sorpresa que caracterizan a Banksy incluso en un parque gigante, se le dijo a los vecinos que adentro se estaba filmando una película de suspenso de Hollywood. De principio a fin del proyecto, sólo 4 personas del gobierno local sabían lo que realmente pasaba ahí adentro.

Los visitantes de Dismaland

Un video de Alex Jefferis permite “vivir la experiencia completa”…

El sitio advierte: “Se prohíben estrictamente pinturas en aerosol, rotuladores, cuchillos y representantes legales de la Corporación Walt Disney“.

Genial video de seguridad de Air New Zealand con Agustin Pichot y los All Blacks

Es un hecho que después de haber viajado un par de veces en avión, casi nadie presta atención a las normas de seguridad que (por ley) cuentan (y hasta un poco que actúan) las azafatas en todos los vuelos. Para ganarle a ese desinterés, algunas aerolíneas tienen sus variantes creativas: Desde azafatos rapeando y haciendo beatboxing hasta grandes videos de seguridad con producción hollywoodense.

Ese es el caso del nuevo video de “Safety Instructions” de Air New Zealand, que decidió crear una puesta en escena a lo “Men in Black” pero contando todos los cuidados, atenciones, y reglas que se deben tener en un vuelo de su compañía. Un poco para hacerlo más divertido, y otro poco por toda esta cosa “viral” que se genera alrededor.

Pero por si gente bailando a lo Men in black una canción pegadiza no fuera suficiente, hay que saber que los protagonistas del video (esos que bailan y dicen que te abroches el cinturón, que no fumes en ningún momento, o que primero te pongas vos la máscara de oxígeno y después a tu hijo) son algunas grandes leyendas del rugby internacional, como Agustin Pichot (ex-capitán de Los Pumas), Martin Johnson (ex-segunda línea de la selección inglesa), y David Campese (campeón del mundo con los Wallabies).

El video de seguridad de Air New Zealand con los All Blacks

El “elenco” del spot lo completan varios jugadores actuales de los All Blacks, hasta su entrenador Steve Hansen (todo esto tiene un sentido: Air New Zealand es sponsor de los All Blacks), y un reconocido cantante, actor y personalidad de la tv australiana: Stan Walker.

Me gustaría ver cómo reaccionaríamos los argentinos a una publicidad de Aerolíneas Argentinas con Los Pumas. Por ahora lo más parecido al video de Air New Zealand que tenemos con Los Pumas es el “Control de Pumalemia” de Renault:

Vivir viajando, vivir intentando, vivir aventureando

Vivir aventureando

Volví del bendito viaje a Europa. Volví a casa (con mi ducha, mi cama…), a los amigos (con nuestras charlas, cerveza por medio, que van desde Messi vs. Maradona hasta si “vale” o no tener una relación con una prima segunda), a los mates a toda hora, a fútbol, y demás.

Fue un viaje espectacular. Mucho recorrido, muchos lugares y personas conocidos, mucho leído, mucho experimentado, muchas cosas hechas por primera vez, muchas nuevas costumbres, una catarata de nuevas anécdotas, y muchísimas reflexiones. Y ahora está la vuelta.

AMO a Buenos Aires, así que en ningún momento fue un problema para mi volver a mi ciudad. Nomás que no me encanta la idea de no seguir viajandoAsí que lo que decidí es no dejar de viajar.

Vivir para trabajar

Incluso el tiempo que pase en Buenos Aires, lo quiero pasar con esa misma curiosidad, con ese mismo cohete en el traste que me hace no quedarme tirado en la cama, salir, recorrer, conocer, comer en lugares nuevos, descubrir parques, vistas, costaneras, personas locas, de todo.

Quiero vivir viajando acá en mi ciudad, y vivir viajando a cada lugar que tenga a mano. Vivir viajando literalmente y vivir viajando entre libros, aprendizajes, “carreras”, reflexiones, personas, cursos, lo que sea. Que todo quede impregnado con esa curiosidad que me hace mover, que me activa a seguir buscando, a no conformarme, no quedarme quieto, no dejar de aventurear.

Eso quiero: que en ningún momento la vida deje de ser una aventura. Ya sea que tengo la suerte de poder irme de viaje a un lugar espectacular, o que me quedo en casa. Quiero seguir poniéndome nuevos objetivos, nuevas metas, nuevos sueños, nuevos nortes, y no dejar de moverme en la dirección que yo decida.

Un hombre muy sabio que hace las veces de mi padre me dijo que cada uno es arquitecto de su propia vida. Hay pequeños “golpes de suerte”, pero casi siempre uno termina teniendo la vida que fue construyendo y decidiendo durante los años.

Yo no quiero construir una vida “normal”, una vida aburrida, o una vida que sufra la semana y festeje sólo que llega el viernes. No quiero una vida atrapada en rutinas que hacen que todos los días sean iguales, en laberintos de cuentas, deudas, pagos, compras de cosas nuevas, tarjetas, y demás asuntos.

No quiero una vida llena de miedos, de “qué hubiera sido si…”, de no animarme, de dudar, de quejarme, de posponer todo para el futuro, o de vivir según las expectativas de otros. No quiero, me niego.

Quiero una vida de aventuras. Una vida de sueños. Una vida de probar cosas nuevas. De equivocarme mucho y pisar en falso, seguro. Pero de siempre seguir intentando.

Eso quiero: vivir intentando, vivir viajando, vivir aventureando.

Vivir, bah.

¡Finalmente llegué a Europa!

Barcelona - Camp Nou

Son las 11 de la noche y estoy en un hostel de Barcelona (en una habitación para 8 personas) mirando un Racing vs River con dos ingleses que están en una especie de “springbreak universitario”.

Yo en mi MacBook, sentado en la cama, nervioso y gritándole cosas románticas a Bou, y ellos dos sentados cerca preguntándome por Racing, maravillándose por el cariño que le tengo a Milito, y cantando conmigo “Muchachos traigan vino, juega la Acadé” con un acento rarísimo. Pero, ¿cómo es bien que llegué a ésta situación?

Porque finalmente llegué a Europa. Después de un genial viaje con escala en San Pablo y de una catarata de saludos, felicitaciones, consejos, ideas y también puteadas amistosas que me propiciaron desde que conté que renuncié y me vine de viaje para Europa, acá estoy, en España. Y pintando un país más en mi humilde mapita de viajes.

Mapa de viajes

Seguro quedé mal con mucha gente pero hice lo posible por agradecer a todos, porque se me hizo MUCHÍSIMO más fácil emprender el viaje sabiéndome SUPER acompañado en el sentimiento de tanta gente que dijo cosas rarísimas (hasta a algunos los leí decir que me admiraban y todo… ¡un escándalo!).

Desde el momento en que me subí al avión agarré una genial adrenalina viajera, y desde el momento en que bajé en Europa no paré de no poder creer todo lo que se me pasaba por al lado. Un poco porque lo que conocí hasta ahora es MUY lindo, y otro poco porque esa es la actitud del viaje: maravillarme, aprender, conocer, descubrir, y dejarme sorprender un poco por todo lo que pase en el camino.

Me crucé con muchas personas en mi misma situación (hablé largo y tendido con 2 argentinos -hombre y mujer- y 1 australiana que renunciaron a sus trabajos para viajar por el mundo), y compartí con ellos cervezas, charlas sobre viajes, anécdotas viajeras, y sueños a futuro. Aunque no lo creía mucho, es verdad eso que dicen que en un viaje de este estilo uno sólo está sólo si decide estarlo. Si no, es directamente imposible.

La idea de bajar primero en Madrid (además del pasaje más barato) era conocer el sistema europeo en mi propia lengua. Que no me sea todo ajeno de una. Y así fue. Y la verdad que fue una locura genial.

En estos tiempos me estoy rodeando de gente que, entre algunos tragos (antes de la ebriedad, ojo), planea viajes por el mundo. Y los cumple, ¿eh? Ese es uno de sueños de mi vida: rodearme de gente así de loca de la cabeza, así de libre, así de linda.

Yo mismo, de hecho, sigo improvisando, sin tener nada reservado y ninguna estructura fija. Si me gusta mucho una ciudad, me quedo el tiempo que mi corazón necesite. Si me pasa como con Barcelona (“si no me voy hoy, me quedo a vivir”), me voy esa misma noche y listo. Todavía no sé cómo se siente sacar un pasaje con más de 10 horas de anticipación. Saco ahora y salgo en 6 horas, así que voy preparando la valija y listo.

Hasta ahora ya perdí un iPad Mini, me regalaron un termo, me hice al menos 20 amigos nuevos (de esos con los que seguís hablando), bailé con público 2 veces (sí, aunque sigo bailando horrible), conseguí 5 hinchas de Racing nuevos, hice probar el mate a unas 10 personas, y caminé y anduve (con mi tablita Penny) incontables kilómetros.

Pero en el medio de todo, contaba, conocí a la hermosa España. A la histórica Madrid (con los tours de Sandemans aprendí UN MONTÓN de cosas geniales) y a la “no sé qué pasa en el mundo que no estoy viviendo acá” Barcelona.

La Barceloneta - Barcelona

Sus callecitas, sus bares, sus “coño, vale, joér”, sus tapas, sus estadios de fútbol (es increíblemente gigante el Camp Nou y es increíblemente naif la “barrabrava” del Barcelona), sus museos, sus iglesias, sus avenidas, sus monumentos y su gente tan copada. También (sé que a algunos les interesa) estuve de paso un Domingo por Hillsong Barcelona y realmente me sentí como en casa.

Seguí, en la medida de lo que me fue posible, casi todos los consejos que me dieron (que fueron MUCHÍSIMOS, entre ellos tengo MUCHOS mensajes del tipo “no te conozco pero el viaje que estás haciendo me parece increíble y te recomiendo x cosa…”), y algunos fueron realmente indispensables.

Fui un principiante, aprendí, me equivoqué, descubrí, enseñé, ayudé, me ayudaron, y no me alcanzan las palabras para explicar clarito cuánto crecí cada día desde que llegué. ¡Y eso que todavía no hice ni un cuarto del viaje!

Mi idea al escribir sobre esto no es contar cosas muy técnicas, sino más que nada transmitir un poco de las experiencias que estoy viviendo por acá. Pero si así y todo esperás consejos, anotá:

  • Los tours “a la gorra” de Sandemans los TENÉS que hacer. Son tours caminando por la ciudad con un guía, y una vez que terminás el recorrido (unas 3 horas por los puntos más importantes) vos decidís cuánto pagarle. Generalmente la gente pone 5 o 10 euros, por ejemplo. Yo a Alan, del tour de Madrid, casi le doy un beso en la boca y le dejo mi mochila con toda la plata que tenía adentro. Conviene hacerlos apenas llegás, como para tener un panorama de la ciudad a nivel mapa y un poco de su cultura e historia.
  • Los hostels de St. Christophers son UN ÉXITO. Son limpios, baratos, muy modernos (con tarjetita magnética para entrar a tu piso y tu habitación), seguros (tenés una jaulita para tus pertenencias, que cerrás con tu propio candado), y un lugar impecable para conocer gente.
  • Casi siempre el Metro tiene un paquete de varios pasajes para ahorrar un poco. Sacalo, no seas bolú.
  • Contra todos los pronósticos, a los argentinos en el ambiente hostel no nos odian, caemos simpáticos. Lamentablemente inesperado, pero sorpresivamente bueno. 😛
  • Hasta ahora lo que más barato me salió y menos complicaciones me dio para el transporte, son los buses. Los trenes están más caros que antes (aunque toda esa gente que viajó hace unos años te va a decir que convienen siempre), y los aviones low cost tienen sus promociones pero son muy estrictos con el equipaje, necesitan un par de horas de antelación, y demás. El bus es lo más barato, tiene wifi, enchufe para cargar tus cosas, y es cómodo. Aunque tarde un par de horas más que el avión.
  • Casi todos los museos tienen sus horarios gratuitos, aunque no lo anuncien mucho en los carteles. Preguntás y te cuentan. Generalmente ese tiempo te sirve para un recorrido por lo más importante.
  • Aunque (según tu personalidad) te pueda tentar pasar tiempo sólo, preguntá, hablá, sacá conversación de estupideces. Es increíble la gente genial que hay dando vueltas por ahí y las historias que traen encima. Suena cliché, sí. Pero es verdad y te abre tremendamente la cabeza.
  • Perdé la vergüenza. Te lo pido encarecidamente. Acá sí que no te conoce nadie. Y aunque te parezca que sí, casi nadie va a pensar que sos un idiota (y de última ni te lo vas a enterar, así que… ¿qué importa?). No hagas estupideces ilegales, pero dentro de lo permitido y lo sanito, probá, preguntá, recorré, equivocate, bailá, da el paso ese de más que normalmente no te animarías a dar. Es increíble dónde pueden terminar algunas cosas de esas. Aunque sea al principio hacelo por la anécdota. Después de un par de días de viaje casi que vas a necesitar vivirlo así, vas a ver.
  • Y por último, si tenés la chance de hacer un viaje abierto a Europa, hacelo. Cuando digo “abierto” pienso sin mucha previsión de más, sin muchas estructuras fijas, sin muchos planes inamovibles, sin tanta “cabeza de rutina”. Y si te podés dar el lujo, hacelo sin fecha de regreso. Es una sensación increíble.

Dicho todo esto, sigo viajando. Gracias por seguir estando ahí, por seguir preguntando si sigo vivo, por seguir tirando tips, por seguir comentando locuras en las fotos, y por seguir dando ánimo a cada paso que doy. :)

Renuncié y me voy de viaje por Europa

Viajar es la única cosa que comprás y te hace más rico

Uno de los ítems implícitos de mi lista de cosas que hacer antes de morir (porque no estaba anotado, pero estaba claro que debería) era ese: dejar todo e irme de viaje. Y mañana finalmente lo voy a estar haciendo.

El 30 de Abril de 2015 cerré 2 años y monedas de trabajar en Interactivity para clientes geniales como Sony, Coca-Cola, Fila, Poett, FWTV, y etc, y conociendo a gente de lo más espectacular, para… irme a viajar por el mundo. Empezando por Europa.

Después de pensar mucho el asunto del trabajo, decidí que lo mejor era volver a la vida freelance para encarar otros desafíos en una etapa nueva de mi vida. Y después de pensar casi nada el tema del viaje, no me quedaron dudas de que era ese el siguiente paso lógico de mi vida.

Así que renuncié a un trabajo genial y me voy de viaje

El mapa de mis viajes

Ese es el mapa del 4% del mundo que conozco hasta el momento (marcando los países que visité en la app Been).

O sea que me voy por primera vez de aquel lado del agua, fuera del continente americano. Compré pasajes con 12 días de anticipación, y eso es todo. Ni un hostel, ni un vuelo interno, ni una entrada, ni nada. No tengo ni idea de qué estoy haciendo a cada paso que doy. Pero esa es una de las partes que más me entusiasman de este viaje.

Por ahora es por un mes y medio (tengo cosas geniales para hacer en Buenos Aires en la segunda mitad del año) y con pasaje de vuelta. Pero desde ya le aviso a los viajes que esto no va a quedar así.

Una de las pocas decisiones difíciles de la cuestión (al menos para mi, que amo estar rodeado de amigos) fue elegir irme sólo. Aunque siempre es difícil encontrar gente que coincida con uno en plata, tiempo y vacaciones, esta vez ni siquiera busqué. Entendí que era momento de hacer un viaje así, por mi cuenta, y conociéndome más a mi y a los que haya que conocer en el camino.

El recorrido por Europa

Mi itinerario está escrito en lápiz (metafóricamente, no recuerdo la última vez que toqué un lápiz), y pensado por una persona que nunca en su vida pisó Europa, aunque acepta consejos.

Quiero visitar Madrid, Barcelona, París, Londres, Brujas, Bruselas, Amsterdam, Berlín, por ahí Praga, y volverme. No, no voy a ir a Italia ni a Turquía por el momento (¡basta de preguntar por Italia!). Quedan para el futuro con Grecia y demás asuntos. Y Rusia la voy a conocer en 2018 con Messi levantando la copa.

#Eurotrip2015

Lo lindo (para todos, ¿no?) es que voy a volver a escribir más seguido tanto en este blog como en espacios de otra gente. Y sobre todo que estoy tomando las decisiones necesarias para que lo que pienso, lo que quiero, y lo que decido de mi vida sigan estando 100% en armonía. Eso me hace bien a mi, pero tengo la teoría de que también le hace bien al mundo a mi alrededor.

Según dicen los que ya experimentaron algún viaje de este estilo, se viene un genial tiempo de cambios, de crecer, de aprender, de conocer, de descubrir, de cumplir sueños, de proponerse nuevos, y de viajar a lo loco. Voy con esa búsqueda en mente, lo cual ya es un buen paso. Y como este blog se trata de todo eso, lo estaré contando por acá.

Ahora mismo estoy en la recta final, en la que toda la ropa que uso en Buenos Aires es de homeless para no usar lo que me llevo de viaje, en la que todos me despiden todos los días como si no me fueran a ver nunca más en la vida, y en la que las charlas y las cervezas entre amigos se disparan en discusiones geniales sobre viajar por el mundo haciendo cuadritos o yendo a modelar a países del continente americano a cambio de dólares para viajar (todas historias reales, aunque la modelo claramente no sería yo).

Recomendaciones y propuestas

En fin: ese va a ser mi panorama para las próximas semanas. Voy a valorar muchísimo si hay:

  • Consejos y tips.
  • Recomendaciones de todo tipo (bares para tomar algo o ver los partidos de Racing en la Libertadores, ciudades a visitar, aerolíneas que tomar o que no, libros que leer, webs, blogs, paseos, guías, recorridos, aplicaciones, o lo que se te ocurra).
  • Deseos (si son buenos).
  • Vítores barrabravas.
  • Experiencias de “hice un viaje parecido y vas a ver que te vuela la peluca”.
  • PROPUESTAS DE ALOJAMIENTO POR EL AMOR DE CHÍSUS.
  • Mensajes de “si pasás por x ciudad y no vamos a tomar una cerveza sos una basura”.
  • Propuestas de “se me ocurre que podrías escribir un libro genial sobre el viaje, yo te lo pago, dejá”.
  • Propuestas de “tengo 2 entradas para la final de la Champions para que vayas con una sueca divina que te quiero presentar”.
  • Propuestas de “tengo 10 mil euros para regalarte por si querés seguir recorriendo toda la parte que te faltaría de Europa”.
  • Propuestas de “creo que me cebé pero la idea se entendió”.

Y las estaré recibiendo en los comentarios del blog, por Twitter, Facebook, WhatsApp, a miltonvieyraarrobagmail, Skype, Facetime, Snapchat, correo postal, paloma mensajera, telegrama, o por donde se te ocurra.

Los únicos que serán rechazados con vehemencia son los comentarios del tipo condicional irreparable. Ej: “tendrías que haber ido en Octubre”, “con esa plata hubieras ido a Chapadmalal 5 años”, “si me avisabas antes iba con vos”, y demás. Me voy mañana. No hay vuelta atrás. Colaborame.

Dicho esto, me voy a preparar todo. Gracias por leer hasta acá y por (de alguna manera) viajar conmigo. :)

Renuncié y me voy de viaje por Europa

Argentina es todo esto (y mucho más)

Follow your way – Argentina” es el nombre del video que ilustra el post. Y se trata del espectacular resultado de unos ciclistas polacos que estuvieron viajando 5 meses por Argentina en bicicleta. Están documentando todo en videos y en un blog que (supongo yo, después de traducir algunos fragmentos en Google Translate) cuenta bastante de sus aventuras por el continente.

A mi me pareció increíble cómo un extranjero (que encima habla un idioma TAN distinto al nuestro) supo capturar tan bien la esencia de un país en tantos sentidos. Porque, sí, faltan algunas cosas, algunos paisajes, algunas partes de nuestro ADN, pero mucho de lo principal aparece de alguna manera en el video y de maneras MUY claras (tanto con canciones, pedazos de discursos, imágenes, sonidos, guiños, etc).

En la descripción del video hay más partes de nuestra argentinidad:

  • Una aclaración por una discusión sobre algunos personajes políticos/polémicos que aparecen en el video.
  • La frase del autor: “En Argentina a veces sentís que estás en Europa y a veces te preguntás si ya llegaste a Bolivia”.
  • Las villas y los rascacielos modernísimos.
  • La inflación y la moneda débil.
  • La deforestación y… Monsanto.
  • Borges, Videla, el Che, el gol del Diego a los ingleses relatado por Victor Hugo, las Madres de Plaza de Mayo, y más.

Los mismos autores también hicieron videos sobre sus destinos anteriores: Chile y Perú. Y están igual de geniales. [Leer más…]