Los textos de éste blog representan los pensamientos y opiniones que yo, Milton Vieyra, decido transmitir de acuerdo al derecho que tengo de libertad de expresión, fundamentado en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice lo siguiente:

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

La persona a cargo de éste espacio (de nuevo, Milton Vieyra) no se hace responsable de los comentarios de personas ajenas a la administración del blog y se reserva el derecho de eliminar cualquier comentario que no cumpla con las normas de respeto del blog (que buscan garantizar un “ambiente libre de humo”), que dicen lo siguiente:

“Cuidá tu lenguaje. Pensá 2 minutos más tu comentario y reemplazá esa puteada por una crítica constructiva. Cualquier discriminación, insulto, comentario que no aporta nada, o SPAM, va a ser borrado.”

Cualquier comentario, sugerencia o queja, se pide no hacerlos a modo de carta documento, sino más bien como personas civilizadas, y a través del formulario de contacto. Muchas gracias.