¿Qué es para vos la libertad? ¡Escribí tu propio guión!

¿Qué es para vos la libertad?

En medio de una reflexión sobre la vida (qué quiero hacer, qué me apasiona, qué disfruto, de esas reflexiones que hay que volver a hacer cada tanto) me encontré una charla de TEDx llamada “Sell your crap. Pay your debt. Do what you love” (“Vendé tu basura, pagá tus deudas, y hacé lo que amás”, está abajo de todo pero en inglés y sin subtítulos).

En una parte el speaker (¡qué cool, speaker!) dice algo como esto:

¿Qué significa la libertad para vos? Si no estás dispuesto a contestar esta pregunta por tus propios medios, siempre va a haber alguien listo para contestarla por vos: Una empresa, una persona, tus padres, o hasta la sociedad en general. Y un día te despertás y te das cuenta de que viviste la vida siguiendo el guión de otro”.

Viviste respondiendo a un estándar, a lo que “tenías” que hacer. Según tu edad, tu sexo, tu generación, tus familiares, o hasta según tus amigos más cercanos… Todos tienen un guión de cosas que “se supone que deberías estar viviendo”.

Y algunos lo suelen reflejar en preguntas claras: Al primer “¿Ya sabés qué vas a ser cuando seas grande?”, se le van sumando “¿Qué carrera vas a estudiar?”, “¿Para cuándo presentás un/a novio/a?”,  “¿Ya están pensando en el casamiento?”, “¿Y los hijos para cuándo?”. Preguntas inocentes pero que te van marcando el camino que SE SUPONE que deberías estar tomando en este momento de tu vida. Ya deberías estar decidiendo eso, haciendo esto otro, o teniendo esta otra cosa más.

A esta edad deberías estar estudiando una carrera, deberías estar en pareja, teniendo hijos, o hasta en esta edad “deberías estar disfrutando la vida”, de joda, no deberías estar un Sábado a la noche sólo, en tu casa, tranquilo, y mirando una película. De una lado y del otro, todas cosas que “deberías” estar haciendo. Como una imposición, un deber, un mandato.

Y es recién cuando te volvés a plantear esa pregunta que rompés con ese “mandato de la sociedad”: ¿Qué es para vos la libertad? ¿Qué significa para vos ser libre? ¿Si pudieras escribir vos mismo el guión de tu vida, qué te gustaría escribir? ¿Serías feliz con esa persona? ¿Serías feliz estudiando? ¿Con un hijo? ¿Sóla mirando una película en tu casa? ¿De viaje por el mundo? ¿Viviendo en otra ciudad?

Recién cuando te planteás eso, dejás de vivir tu vida como un actor que vive a contrato, y empezás a vivirla como el propio director y protagonista.

Y ahí pasás a ser como esos tipos de Hollywood que crean una película en la que el protagonista se casa con la chica ideal, tiene el trabajo ideal, viaja por el mundo, es super feliz… y a la hora de elegir el reparto, se eligen a ellos mismos como protagonistas. ¡Una idea genial! ¡Yo la creé a mi medida y la protagonizo yo, porque me la banco! ¡Un GRAN ejemplo a imitar para elegir cómo vivir la vida de ahora en más!

Una vez que decidís vivir la vida así, siendo director y protagonista, podés equivocarte, te puede salir bien o mal, se pueden cumplir todos los sueños que tenías, o sólo algunos. Pero tenés la tranquilidad de que, salga como salga, el que estaba escribiendo el guión de tu vida eras vos.

Empezá a pensar en esa dirección: ¿Qué es para vos la libertad? ¿Qué significaría para vos ser libre? Empezá a dar pasos en dirección a esa libertad. Como cuando empezás a escribir, cuando tenés una hoja en blanco y un mundo de posibilidades por delante, empezá a escribir el guión de tu propia vida. Vos.

Está bien si coincide con los guiones típicos de siempre (estudiar, trabajar, ponerse de novio, casarse, tener un hijo, seguir trabajando, por ahí tener otro, seguir trabajando, jubilarte, morir, y en el medio haber tenido algún que otro momento de satisfacción). No hay nada malo en ese guión. Lo malo sería que no lo hayas elegido vos. Que te lo hayan impuesto, que lo hayas elegido porque “se suponía que a esta edad…”, o que ni siquiera te hayas planteado si te gustaba o no.

Tarde o temprano, casi seguro y si vos lo elegís así, tu guión se vaya a cruzar con el de otra persona. Buscá que esa persona le aporte creatividad a tu guión. Que lo revolucione, que sume, que multiplique sueños. Que no lo acapare, que no lo achate, que no lo achanche, que no lo “mediocrice”. ¡Que complemente tus sueños y objetivos! ¡Que te complemente a vos!

Y ya que estás, dejá de basar tu identidad en lo que tenés, o en lo que comprás, y empezá a basarla en lo que querés ser, en las experiencias que querés vivir. A partir de cierta cantidad básica de dinero (casi seguro menor a la que te imaginás), conviene siempre más ser rico en experiencias que en posesiones. Porque las cosas que realmente valen de la vida (el amor, la felicidad, la amistad, el placer, el disfrute, la creatividad, y hasta la vida misma) no se pueden comprar. Se ganan y punto.

Y encima las deudas que contraigas para pagar esas cosas que (supuestamente) te van a hacer sentir mejor, te van a sacar la flexibilidad de trabajar de lo que querés, de viajar cuando querés, y de gastar en las experiencias que querés vivir el resto de tu vida.

Así que puede estar bueno volver a parar la pelota hoy, pensar si lo que estás viviendo te hace feliz, si lo decidiste vos, si coincide con lo que soñás, y si te hace levantar de la cama feliz, vivir los Lunes feliz, o te hace agradecer al cielo porque estás vivo, a cada momento del día…

Si querés completar un poco la idea del principio, ésta es la charla completa que escuché yo y que me sirvió refrescar (aunque de nuevo, está en inglés y sin subtítulos, no la encontré en español):

En el mundo hay 2 tipos de personas

Hay dos tipos de personas

En la vida, aunque a veces no nos detengamos a pensarlo, siempre hay 2 tipos de personas: La que elige Coca-Cola y la que no le queda otra porque el lugar sólo tiene elige Pepsi, la que come el “tronquito” de la pizza y la que no (y habrá cientos de nombres para el tronquito), la que elige iOS y la que elige Android, la que ama a los perros y la que ama a los gatos, la que prefiere el té y la que prefiere el café, las que comen de todo y no engordan y los simples mortales, y demás.

Esas pequeñas diferencias elige reflejar y tomar con un poco de humor la gente de Zomato (una guía de restaurantes para pedir comida o ir a comer en diferentes partes del mundo) en su última producción publicitaria. Algunas de las demás gráficas son las siguientes:

Zomato: perros o gatos (hay 2 tipos de personas) [Leer más…]

Cómo (realmente) cumplir tus sueños, según Shonda Rhimes

Shonda Rhimes, Scandal y Grey's Anatomy

Este no es un discurso de autoayuda, sino un pequeño gran consejo de Shonda Rhimes. Suenan muy parecido (el sermón de autoayuda y el consejo), pero el mismo texto hace entender la diferencia. Si no sabés qué es lo que querés en y de la vida, qué es lo que te apasiona, para qué lado deberías mover todo lo que sos, por ahí te venga bien leerlo. Y si lo sabés y lo estás soñando hace mucho, también te va a venir genial.

Primero: Shonda Rhimes es guionista, directora, y productora de grandes series como “Scandal“, “Grey’s Anatomy“, y la nueva “How to Get Away with Murder” (¿alguien la vio? ¿es buena?). Siendo la cabeza de su factoría de éxitos, su productora “Shondaland”, es una de las guionistas más poderosas de la TV estadounidense actualmente.

En su discurso frente a los graduados de la Universidad de Dartmouth, habló de los sueños y de cómo ella (que se considera una mujer exitosa, con una vida que no cambiaría por la de nadie) llegó a cumplir (o no) los propios.

El discurso completo está en un inglés fácil y entendible, y se puede ver y leer en la web de Vulture. Mi hermana me lo pasó hace 3 MESES Y MEDIO, y recién hoy me tomé el tiempo. Así que me siento autorizado para decir que recomiendo leerlo aunque por el largo el impulso sea posponerlo.

Y como motivación de largada, la primera parte, la apertura de ese discurso largo, fue pasada a ilustración en el genial blog Zen Pencils. Se puede ver abajo. Pero antes algunos de mis subrayados:

Dejá la parte de SOÑAR todo el tiempo y ponete a HACER. No importa y no es necesario que sepas de antemano todo el plan de ruta. Importa que arranques, que hagas, que busques. Que estés abierto a probar cosas nuevas y aprovechar las oportunidades que aparezcan en el camino.

Dejá de perseguir la vida perfecta, el momento perfecto, el trabajo perfecto, y las situaciones ideales de entrada. ¿Soñás con algo? Empezá a buscarlo. Empezá a moverte. Dejá la cosa romántica de soñar todo el tiempo. Empezá a hacer de una bendita vez.

– Desliza también (en de la parte “poop” del discurso) la idea de que dejes de darle bola a las expectativas y opiniones que los demás tienen sobre tu vida. Cortala con el “qué van a decir”, “qué van a pensar”, “qué tendría que hacer” (¿según quién?), “qué se espera que haga”. Analizá, pensá, buscá, soñá, pero hacé. VOS.

Invito de nuevo a todos a leerlo completo para recordarme que en ese resumen me faltó algo clave, para sacar alguna conclusión extra, o simplemente para cambiar hoy el clima y la mentalidad con la que nos movemos por la semana.

Abajo dejo el dibujo del australiano Gavin Aung Than (de Zen Pencils), y más arriba está el link al discurso en inglés para el que quiera leerlo completo. 🙂 [Leer más…]

Si no es con pasión, no lo hagas

Si no es con pasión, no lo hagas

GRAN publicidad del whisky Dewar’s. Lo que se lee de fondo es una adaptación del texto “¿Así que quieres ser escritor?” de Charles Bukowski. Es una joya, y no sólo tiene que ver con ser escritor. Tiene que ver con todo lo que hacemos en la vida. Sirve para volver a analizar internamente todo lo que hacemos. Sin prestarle atención al juicio ni la opinión de nadie más que la propia. Volvé a mirar tu vida hoy según tu opinión, tus ganas, tu cansancio, tu inspiración. Volvé a mirar lo que hacés. Y si no es con pasión, no lo hagas. Si no te quema adentro, seguí buscando:

La adaptación del texto (sin algunas partes que son especialmente dichas para el escritor) es la siguiente:

Si no te sale ardiendo de lo más profundo de ti, a pesar de todo, no lo hagas.

A no ser que salga espontáneamente de tu corazón, de tu mente, de tu boca, y de tus entrañas, no lo hagas.

Si lo haces por dinero o por fama, no lo hagas. Si lo haces para llevarte mujeres a la cama, no lo hagas.

Si te cansa sólo pensar en hacerlo, no lo hagas. Si estás intentando escribir como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti, espera pacientemente. Pero si nunca llega a rugir, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa, ó a tu novia ó a tu novio, ó a tus padres ó a cualquiera, no estás preparado.

No seas pesado, aburrido y pretencioso, no te consumas en el amor propio. No lo hagas.

A no ser que salga de tu alma como un cohete, no lo hagas.

A no ser que el sol dentro de ti esté quemando tus tripas, no lo hagas.

Cuando sea verdaderamente el momento, y si has sido elegido, sucederá por sí solo y seguirá sucediendo hasta que mueras… ó hasta que muera en ti.

No hay otro camino.

Y nunca lo hubo.

Actualización

Axel me pasa una versión diferente, anterior, y por ahí hasta mejor. Está en inglés:

Clark Little: La vida de un “Fotógrafo de Olas”

Clark Little: El fotógrafo de las olas

El protagonista del video de abajo es Clark Little. Su particularidad: Se gana la vida fotografiando rompientes de olas, desde adentro del agua. De hecho, según ESPN es “uno de los fotógrafos acuáticos más respetados del mundo“. Y lo avalan varios medios especializados en fotografía, deportes extremos, y naturaleza de todo el mundo.

El hombre nació en California y tiene 46 años. Un día en 2007 la esposa buscaba una foto de una ola para decorar su habitación. El le dijo “No compres ninguna, dejá que yo la saco”. Compró una cámara, una carcasa a prueba de agua, se metió en el mismo mar en el que tantas veces surfeó, y se puso a sacar fotos.

Sin saberlo, estaba empezando una carrera que en sólo 7 años ya tuvo decenas de premios en todo el mundo, y exhibiciones en USA, Brasil, Japón, y Canadá (actualmente tiene una exhibición fija en Hawaii). Además, ganó reconocimiento internacional y salió en casi todos los programas más importantes de noticias de Estados Unidos.

Sus trabajos se publicaron en museos, hoteles de las cadenas Four Seasons o Ritz-Carlton, y medios como la National Geographic, el New York Times, LIFE, Nikon World, entre otros. Además, hizo trabajos especiales para marcas como Apple (¡los fondos de pantalla e imágenes que aparecen en la MacBook Pro Retina!), Nike, Toyota, Nikon, Hewlett-Packard, Verizon, y varias más. Tiene más de 30 tapas de grandes revistas internacionales en su haber, y varios de sus trabajos pululan a diario por portales, blogs, y tumblrs.

El hombre, además, tiene su propio libro de tapa dura, “Shorebreak”, con 160 páginas y más de 100 fotos de distintas playas del mundo, cada una con su historia. Edición “Estandar” y edición “Coleccionista”, con fotos impresas aparte, firmadas, y demás chiches.

Clark Little: fotos de olas

En el video de arriba, él mismo cuenta un poco su historia, cómo empezó en esto, cuál es su forma de pensar y de trabajar, y en dónde tomó sus mejores fotografía. Y por si te quedaste con ganas de más, podés seguirlo en su cuenta de Instagram: Clark Little. También, en su sitio web podés ver las galerías de imágenes (aunque no están en buena definición, una googleada de su nombre va a tener mejor efecto) y comprar fundas para tu iPhone o Galaxy S3, libros, tazas, remeras, postales, y ediciones impresas de sus fotos.

¿Y al final qué pasó con la foto de la esposa? Calculo que en la habitación de su casa tiene una. Pero sino, puede ir a cualquiera de los hoteles Ritz-Carlton y sacarse una foto como esta, con el trabajo del esposo: 😛

Clark Little en el Ritz-Carlton

40 formas de mantenerse creativo

40 formas de mantenerse creativo

Soy un poco fan de este tipo de listas. No porque tengan la verdad definitiva de las cosas (porque de hecho no la tienen), sino porque leerlas despierta ideas (viejas que dormían o nuevas que aparecen), motiva, y nos pone un poco en movimiento. Como para arrancar algo.

En este caso son 40 formas de mantenerse creativos. Aunque tiene alguna de sus fuentes en la imagen, yo me la encontré en Tumblr y la verdad es que me olvidé en el de quién fue. A quien sea: GRACIAS. 🙂

  1. Crea un tablero inspiracional.
  2. ¡Sal más!
  3. Haz más bocetos.
  4. ¡Experimenta!
  5. Socializa.
  6. Visita a tus amigos.
  7. Aprende nuevas habilidades.
  8. Lee libros.
  9. Utiliza notas.
  10. Rompe tu rutina.
  11. Júntate con personas creativas.
  12. Espía a la competencia.
  13. Visita exposiciones.
  14. Colabora con otros.
  15. Viaja.
  16. Consigue un hobby.
  17. ¡Ponte un reto!
  18. Haz listas.
  19. Medita.
  20. Acepta retroalimentación.
  21. Escucha música.
  22. Ve películas.
  23. ¡Toma riesgos!
  24. Escribe tus ideas.
  25. Organiza tu espacio de trabajo.
  26. ¡Ama lo que haces!
  27. Termina tus proyectos.
  28. Visita museos y galerías.
  29. Sueña despierto.
  30. Ten sexo.
  31. Toma siestas.
  32. Mira discursos motivacionales.
  33. Ve al teatro.
  34. Practica.
  35. Prueba nuevos alimentos.
  36. Deja de compararte con otros.
  37. Cuestiona las cosas.
  38. Apaga todos tus distractores.
  39. Supera tus miedos.
  40. Sé curioso.

Hay varias ideas más para mantenerse creativo o “alimentar” esa creatividad (de hecho, varias de esas las vimos en este blog, y están guardadas en la categoría “Creatividad“). ¡Si se te ocurren algunas más, son bienvenidas! Avisame por acá, Twitter, Facebook, donde quieras. 🙂