Viaje a Perú: Transportes

Del viaje a Perú hay bastantes cosas copadas, raras o “contables” que tengo para decir. No es que sean imprescindibles para la vida del que lee, pero bueno, están buenas para contar.

Lo primero sería aclarar que Perú no es como se lo imagina el argentino promedio (en un promedio que saqué entre todas las personas que me preguntaron por el viaje). Perú es un país por lugares muy pintorezco, colorido, clásico, en zonas (como la Plaza de Armas) muy artístico (mi hermana me mata si no aclaro eso), con MUY buena gente (y ahí resalto muchísimo a la gente de Christian Surfers Perú), y con muy buenas playas (y eso que no llegué a conocer Máncora, que me dijeron que es espectacular). El viaje a Perú es un viaje que disfruté mucho, está bueno resaltar.

Al margen de eso, el primer tópico a tratar es uno de los varios que más me llamaron la atención: El Transporte en Perú.

En un país (y sobre todo una ciudad, Lima) en donde hay presencia fuerte de varias primeras marcas internacionales, como lo son McDonalds, Hooters, Dunkin’ Donuts, Kentucky Fried Chickens, Pizza Hut (las últimas tres estuvieron y se fueron de Argentina por falta de éxito) o Starbucks, hay un sistema de transporte público bastante precario (a mi gusto y percepción).

Puede que para el que sea “muy viajado”, lo que digo son cosas obvias y conocidas, espero que no. Me explico:

Los Taxis

Los taxis en lugar de tener el reloj con el contador de plata y el cartelito de “LIBRE”, no tienen nada. Entonces: para saber uno que el taxi que viene está vacío, el taxista toca dos bocinazos cuando ve a un posible pasajero. Osea: cada vez que ve una persona caminando por la calle, dos bocinazos cortitos, multiplicados por la cantidad enorme de taxis que hay en Lima, da como resultado unos carteles de “Silencio” (con una bocina tachada) como señales de tránsito, y un ruido (para el que no está acostumbrado) insoportable al nivel de querer atacar con granadas y bazucas a cada unidad del añejo servicio de transporte.

Con la plata: al no tener contador, el costo del viaje se arregla de antemano con el tachero. Osea: te toca dos bocinazos, para, baja la ventanilla y le preguntás cuanto te cobra hasta tal punto de la ciudad. Ahí decidís aceptar el costo, regatearlo, o buscar otro taxi. Así es que uno en cada taxi negocia el costo del pasaje.

Eso es positivo para el pasajero porque por más que alla tráfico, nieve, huracanes, aves rapaces atacando el techo del taxi, derrumbe, piquete, o epidemia de gripe aviar, el costo del viaje se mantiene en lo pactado al principio.

Y es positivo para el conductor porque puede tirarle el precio que sea a un turista y que éste acepte campante ese robo a mano armada. Con mi hermana como ex-mochilera, no fue el caso, pero lo es la mayoría de las veces.

Al margen están los taxis en Trujillo, que según varios “locales” conviene no tomar cualquiera, sino llamar a una especie de RadioTaxi conocido, o algo por el estilo, por un motivo simple: algunos no son taxis sino basicamente… herramientas de trabajo de hampones de alto vuelo (osea: te suben al taxi, te llevan a donde no se vea y te dejan en bolas).

Los Colectivos

Los colectivos (buses) no tienen “maquinas expendedoras de boletos”, sino un ayudante del conductor, que además de cobrar y dar el boleto, va anunciando a los gritos, parado en la puerta, el recorrido que el colectivo va a tomar. Si estás siguiendo el texto metiendote en la situación, vas a saber sumar a las quichicientas bocinas de taxi, los gritos de cada uno de los ayudantes de cada colectivo (que son varios), y vas a tener el ruidoso resultado de un dolor de cabeza. 😛

Los colectivos son algo así como la mitad (en tamaño) de un colectivo común de Buenos Aires (es mi punto de comparación), y suelen estar en un estado que no es de los mejores (aunque hay casos y casos), además de bastante llenos. Osea: si en Argentina sentís que viajas como ganado, mejor no tomar un colectivo en horario pico en Lima.

Micros (buses de larga distancia)

La advertencia de todos en Perú en general fue no llevar los objetos de más valor en el bolso, y buscar empresas “seguras” y en lo posible que no hagan “escalas”. Eso porque en las paradas suele pasar que “desaparezcan” algunos bolsos.

Al margen de eso y tomada la aclaración, viajamos en un Bus Cama de Oltursa, que a pesar del olor a chimichurri podrido hace días al principio, me pareció bueno, y en un Super Cama de Ittsa que me pareció espectacular, al nivel de Plusmar en Argentina, que me gusta mucho. Son esas empresas que se preocupan por los detalles copados (ejemplo: darte una pastilla Halls y una toallita humeda descartable para la cara en el desayuno)

En la Terminal de Trujillo (todavía no me quedó claro si era una terminal general o una de la empresa particular) me quisieron robar la mochila con la Macbook (momento crítico del viaje), pero al final de alguna manera demasiado extraña (que los creyentes llamamos “Dios”) el tipo se terminó yendo sin llevarse nada, ni lastimar a nadie.

Aviones

Viajamos de Buenos Aires a Lima ida y vuelta con Aerolíneas Argentinas sin problemas, ni retrasos, ni nada por el estilo. No sé si fue una excepción o qué, pero como suelo escuchar cosas diferentes, estaba bueno aclarar eso.

En cuanto a transportes, creo que eso es todo. Me pareció que a nivel transportes públicos urbanos es raro que Perú atrase tanto, sobre todo teniendo en cuenta lo desarrollada que está en otras áreas.

Ahora me voy a un cumpleaños y después seguiré con algunos temas (por ahí más atractivos) del viaje. 🙂

Hay 9 comentarios
  1. Noe'S at 0:20

    Te luciste con el post de regreso! jeje

    Buen fin de!

    Bless

    Noe’Sººº

  2. Fabiana at 15:55

    Buen relato. Me encanta conocer cosas de otros lugares y culturas diferentes de las nuestras. Espero un poco más para los próximos días.
    Buen fin de semana.

  3. Marian at 16:13

    ¿Será igual la carencia de “transporte publico = calidad” en toda Latinoamérica? Pregunto de verdad, porque conozco sólo los de Cuba (no viajé pero los vi). La gente va literlamente colgada de todos lados, ellos les dicen a esos colectivos “película de sábado por la noche” porque hay sexo, escenas de violencia y lenguaje adulto jajajaja son geniales!!!
    El año pasado fui a Italia con mi familia y viajamos en subte y en colectivo. Es loco porque hay muchos, son re lindos, están en perfectas condiciones, y no tienen el maldito problema de las monedas porque funcionan con tarjeta (comprás una, te dura todo el día y podés viajar las veces que quieras). Pero la gente se cuela mucho! Me daba mucha bronca porque cuando el colectivo para, se abren las dos puertas (adelante y centro), entonces la gente aprovecha para subir por la puerta del centro y no pagar. El colectivero dice “eeh la gente que no pagó”, pero no hace nada más. Al menos no ven el asfalto desde un agujero enorme en el piso del colectivo, cuando viajan. El subte es lo mejor, aunque sé por un primo, que en hora pico también se complican (bueno, es casi imposible remediarlo creo).
    AAAAAH QUIERO SEGUIR ESCRBIENDO pero se va a hacer muy largo… Odio tu blog Milton! jajajajaja saca todo de mi! no puedo dejar de dar opiniones… Saludos y espero tener respuesta al mail también esta vez jaja! Fue divertido!

  4. leandro! at 23:23

    No quiero que se tome a mal, pero me dio una cierta impresion de “primitivismo”… o sera que aca estamos acostumbrados a vivir con otras comodidades, mañas mejor dicho!

    Rarisimo lo de los taxis! que depelote que seria eso aca jeje

  5. varelita! at 8:01

    Como persona nacida y criada en el Interior, todavia no entiendo de donde sale el porteñismo “micro”… Para mi siempre fue “colectivo” u “omnibus”… a lo sumo “autobus”. Pero lo de “micro”, que quiere decir “minúsculo” todavia no lo entiendo.

    PD: Excelente cronica; ya lei lo de las playas 😉

  6. Viajero at 13:12

    Es un gusto saludarlos, soy peruano, lo que dices es muy cierto, Lima tiene el peor sistema de transporte urbano de todo sudamérica, he tenido la oportunidad de visitar muchos lugares y la diferencia es evidente, sin embargo el transporte interprovincial es bueno a pesar que no tenemos terminal terrestre. Lo que recomiendo siempre al venir a Perú, es pasar el tiempo mínimo en Lima, me parece que dos días es mas que suficiente, hospedarse en Miraflores ( Distrito de Lima ) y contratar un city tour sobre todo si van a salir de Miraflores ( soy mochilero al igual que ustedes y se que hacer tour no va con nosotros, pero en el caso de Lima, es lo mas seguro ).

    Les invito a visitar una web site muy interesante de como llegar a cualquier lugar del Perú, atractivos turísticos e información de todas las ciudades del pais.

    http://www.comollegarperu.com

    Saludos

  7. Manu at 5:28

    Milton el transporte en el Perú es lo peor que tenemos. La razón es porque desde fines de los 80s (y más aún con Fujimori), el trabajar en transporte´público es apto para todos (una medida de colchón social que permite el gobierno desde esa época), como una forma de que los políticos enfrenten cifras altas de desempleo y por tanto impopularidad. Al final, la sociedad civil absorbe ese problema que lo deben hacer los gobiernos centrales , una “viveza” del más alto vuelo. En Lima ya inauguraron el servicio de metro (que cubre el 5% del area metropolitana) y moviliza 1millon de limeños al dia. Al menos ya se empezo con algo, y parece que en los proximos años habran mas proyectos culminados para mejorar el transporte. Si vienes por Lima ya notaras un cambio algo mas agradable en el transporte.
    Un saludo amigo.
    PD.- el transporte público en Argentina es mucho mejor aun.. y por lejos. En Chile algo similar, sobretodo los vehiculos particulares. Fue un placer en ambos paises no sentir los bocinazos o “claxones” como decimos aqui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *