Mi optimismo

En muchas charlas con gente conocida o no tanto (en carne y hueso o por msn/comentarios en el blog) salió en algún momento el tema de “mi optimismo”. Algunos lo ven como algo bueno, algunos como algo malo, y algunos simplemente como algo que “ya se me va a pasar” (como si de una varicela se tratara).

Los que lo ven como algo malo toman como argumento el hecho de que “no soy realista”. Como si ser optimista y realista fueran dos cosas opuestas. Me parece pavo a veces tener que explicar que el optimismo (por lo menos el mío, que es el que está en cuestión) no es pensar “Oh, si, está todo bien y no hay problemas, mira, un elefante rosa que nos guiará hacia nuestro destino”, sino más bien algo como “Bueno, hay un problema pero no es el fin del mundo, vamos a solucionarlo”.

Particularmente toda la vida me costó (y me va a seguir costando) encontrarme virtudes, cosas que hago “mejor que los demás” (no sé si será una contradicción en una persona “optimista”, pero es así). Pero si tengo que elegir, una de las primeras que me sale (y de las mejorcitas que tengo) es esa: para mi ni la muerte misma “es la muerte de nadie”.

Eso no significa que no tenga problemas, preocupaciones, o momentos difíciles (que los tengo a todos). Significa que la mejor solución que encuentro a todo eso no es “Ufa, este Kirchner nene malo no me deja tener plata!”, o “¿Y qué querés?, este país de…” (y ésto lo escribo cuando hace menos de 2 horas acaban de secuestrar y soltar a mi hermana!).

La mejor manera de que alguien me pueda entender (si es que le interesa hacerlo), por ahí es explicarle el por qué de ese optimismo. No intentar convencerlo de nada, seguramente no me modifique en lo más mínimo su manera de pensar. Pero sí tratar de explicarlo un poco.

A “simple vista” se me ocurren tres patas básicas de “la mesa de mi optimismo” (más goma echale “voligoma”).

1) Sentido común. Soy una persona soñadora, y planeo cumplir mis sueños. Ninguna de las grandes personas que conozco de la historia, personas que considero exitosas, personas que llegaron a cumplir sus sueños, lo hicieron con el pesimismo como base.

2) Decisión. No es algo que “me sale sólo”, sino algo que decido hacer. Si fuera un “sim” y tuviera que elegir mi personalidad antes de nacer, pondría un poco más de “optimismo” que de todos los demás “rasgos”. Y eso es porque veo al optimismo como la mentalidad más constructiva, más útil y sana, de todas las mentalidades. La que más aporta y hace crecer.

3) Fe. Cuando Steve Jobs en su discurso en la Universidad de Standford (un gran tipo y un gran discurso) dijo que él “siempre tuvo fe en que los puntos se iban a unir en algún momento del futuro”, todo el mundo lo aplaudió y se quedó pensando en que eso sería una genialidad disfrazada de frase extraña. “Esa es su fe, y si le fue así de bien, algo bueno tiene que tener”.

Cuando yo diga que mi fe es que hay un Dios-papá que cuida de sus hijos y que hace que a esos que le aman “todas las cosas les ayuden para bien” (Romanos 8:28, en la Biblia), seguramente haya alguno al que le cause rechazo, alguno al que le cause una especie de “compasión”, y algunos pocos que entiendan y crean como “válido” lo que digo.

Pero el punto es que sin alguna de esas tres patas, probablemente sería el tipo pesimista/chato/mediocre/negativo que varios ven como la mejor elección.

Seguramente alguien tendrá en su cabeza el pensamiento de que “tiene 20 años, a esa edad la mayoría pensabamos igual… es un pensamiento de la juventud que ya se le va a pasar”.

Y aunque yo no lo creo, puede que lo sea, y por mi bien, el de mis sueños, y el de mi futura familia, esperemos que no se me pase nunca.

Hay 13 comentarios
  1. Patricio at 18:24

    Aguanten las tres patas de la mesa (es re goma esa mesa :P) !!! Hablando con más seriedad, es buenísimo que puedas tener esas tres virtudes a la vez.

    Yo cuando las tengo, las tengo por separado…

    La 1) (que por cierto me hizo acordar y mucho al libro de Maxwell 😉 ) y la 3) van casi de la mano, no?… Ese discurso de Steve Jobs lo he visto varias vecs, y ya se lo pasé a varias personas (la turra de la Romy una de ellas, que siempre me lo pide :P)… debe ser uno de los mejores discursos inspiradores de algún contemporáneo…

    Y siento mucho lo de tu hermana, suerte que todo se arregló 🙂

  2. ailun at 18:28

    como alguien puede ver como malo el optimismo?o decir “ya se te va a pasar”?yo creo que es una gran virtud i que quien te lo dijo no debe haberlo conocido. el optimismo es algo a lo que todos debemos apuntar porque si estamos bien i tiramos para adelante todo nos va a salir bien. i es buenisimo que tengas las cosas tan claras como las patas de tu mesa, no mucha gente puede decir soy optimista!asi que cuida esa virtud 😀

  3. J.P. at 18:32

    YO creo que particularmente esas características tuyas resaltan en tu comunicación con el mundo para bien.

    Y se nota en la forma de tratarte de los lectores, y en el clima general del blog.

    Y es muy diferente llevar esos pensamientos por “convicción” que mecánicamente. Probablemente tengas más chances de que te dure (e inclusive que madure cada vez más, apoyado por más argumentos racionales y experiencias).

  4. Alan at 22:03

    Ay Milton, tu siempre tan positivo xD, y ¿sabes qué?, yo soy igualito a tí. Siempre que vas cor la vida, encuentras personas a las que no les hace gracia que seas así, pero lo más importante es que ese optimismo siempre esté presente en tí. Concuerdo con tigo; ninguno de los personajes famosos dejaba el optimismo fuera, si no piensas positivo, creo que es un grave error que te aleja del éxito.

    Yo creo, y profundamente, que la mente domina al cuerpo; si piensas positivo, las cosas a tu al rededor suceden en esa tónica, por eso siempre trato de ser positivo, y me da gusto de encontrarme con otras personas que son así también. Creo que el positivismo es un de las virtudes más infravaloradas, y en realidad es muy importante.

    Eso es lo que pienso, y ánimo, hay que dejar el pesimismo de lado, que aunque nuestra realidad no es un cuento de hadas, hay mucho más cosas buenas po las cuales alegrarse, que estarse quejando por todo lo que hay en el mundo.

    Un saludo, y la buena vibra ñ_ñ

  5. Quique at 0:07

    Che que paso con tu hermana?

    Con respecto a lo otro, concuerdo con JP, si queres algo de optimismo y buena onda veni aca. Ojala todos pudieramos tener optimismmo siempre, voy a ver que onda con las patas de mi mesa, algo hay que cambiar.

    No les des bola a los giles y segui optimista que es lo mejor 😉

  6. Gaby! at 0:32

    Lo del optimismo, no me voy a explayar hoy (creo que sabés ya que me pongo extensa, jaja) pero si algo me llamó la atención de tu forma de escribir y expresar tus ideas, eso fue el optimismo que demostrabas (y que necesitaba leer de alguien quizás).

    Me bloquee mal en la parte que decis lo de tu hermana…espero que no haya sido nada Milton, cualquier cosa, ya sabés.

  7. varelita! at 8:23

    El optimismo no puede ser nunca un defecto, siempre y cuando no termines como Charly y Hank de “Me, miself & Irene” 🙂 pero creo que la pata fundamental es la FE.

  8. torojorge at 10:36

    yo tengo 44 años y fui , soy y seré optimista , y me paso de todo en la viva , pero de todo , ya siento que tengo 80 años en la espalda y que voy viviendo 2 vidas , ojo , pero me siento muy muy bien , tengo salud , amor y fe . todo gracias al optimismo , siempre me preocupa la solución , no el problema .
    sabes de que se preocupan los mala leche , de que el optimismo sea CONTAGIOSO , JAJAJAJAJAJ .
    FUERZA MILTON . y gracias por tu pag

  9. Negro at 10:58

    Vamos Milton, todos, cantemos…

    “Positivaaaaa, todo muy bien! Positivaaaa, todo muy bien!…”

    Que canción mala…

    No, en serio, el como reflejas tu optimismo en lo que escribís, es lo que hace que tengas tantos lectores. Es, al menos en mi, una de las cualidades por las que me gusta tu blog y tu persona.

    Y ahí viene la frase cursi…

    “No cambies nunca” 😛

    jeje… un saludo…

  10. Jose at 20:36

    Hola Milton: Yo creo que ser optimista, lejos de ser un defecto, es una virtud. Quienes ven en el optimismo un defecto, están equivocados. Como bien dices, NO EXISTE NINGUNA CONTRADICCION ENTRE SER OPTIMISTA Y SER REALISTA. Es más, creo que sólo siendo realista se puede ser optimista, y no al revés.
    Decir que ser…es defecto, es tan falaz como decir que la risa abunda en la boca de los tontos. (Al menos yo entiendo que el sentido del humor, reírse de uno mismo, es un “síntoma” de inteligencia y/o de lucidez).
    La vida (en este mundo tan individualista, egoísta y escaso de sueños e intereses colectivos) es demasiado dura como para, además, ser pesimista. Yo, a los que se dicen “realistas” (y que te critican por querer cambiar lo que te parece mal o por no “echarte a morir” frente a ciertas situaciones adversas) los llamo TONTOS GRAVES y no realistas. No es fácil ser optimista. Exige mucha fuerza y convicción.
    Sé que mi comentario está un poco desordenado.
    Sólo te quiero agregar que que estoy plenamente de acuerdo con lo que tú llamas las “tres patas de la mesa del optimismo”, y que pueden ser más u otras distintas. Lo importante es el fin perseguido.
    Para terminar, quiero aportar a este tema algo que aprendí en la Universidad y que lo he visto y vivido en la vida real,y que en psicología se llama (ojo que no soy psicólogo, sino abogado) “la profecía autocumplida”: Es muy simple; si frente a un determinado desafío (estudios, trabajo, algo más personal, etc), el que debe enfrentarlo se dice a sí mismo “me va a ir mal”, lo más probable es que, efectivamente, te vaya mal, aunque te hayas preparado excelentemente o tengas todas aptitudes o ventajas.

    Me alargué mucho.
    ÁNIMO MILTON!!!!!!, TODO VA A SALIR BIEN.

  11. HUGO CASTILLO at 16:33

    HOLA MILTON
    EL SER OPTIMISTA NO SE TE VA A PASAR, PORQUE NO ES UN ESTADO DE ANIMO, SINO UNA FORMA DE VIDA (ES COMO LA TEORIA DE LAO TSE, HACER NO HACIENDO)… A MIS 43 AÑOS ESTOY ORGULLOSO DE SERLO, Y CREO QUE VOS TAMBIEN!!! TE FELICITO POR EL BLOG…
    HUGO DE NECOCHEA

  12. Milton! at 2:51

    José, llego tardísimo para agradecerlo, pero bueno, mejor tarde que nunca: Muchas gracias por tu comentario! jeje

    Hugo, totalmente orgulloso de ser optimista, ni hablar. Y yo también lo veo como algo bueno! Hoy 9 meses después de escribir éste post, todavía no se me pasó! 😛

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *