Querida rutina

Querida rutina

En este blog amamos el verano. Y con él amamos las playas, el sol y los bronceados, el surf, las cervezas heladas, las bikinis, el mar, las piletas, las fiestas, y lo que junta a todas estas anteriores: las publicidades de cerveza (me gustan tanto que en esa etiqueta junto varias que ya publiqué en los últimos años).

Porque es imposible ver una de esas publicidades de cerveza veraniegas sin querer largar todo al diablo, hacer un bolsito mínimo, cargar el auto, llamar a algunos amigos y viajar a la playa más cercana a vivir la vida loca.

Y aunque en Buenos Aires (en donde ahora escribo esto) estamos en un frío invierno (de estufas, abrigos, bufandas y sobre todo de Netflix), en mi cabeza es verano todo el año, y eso es lo que realmente importa.

Así que para seguir alimentando ese verano interior que todos (o al menos todos los que somos seres de bien) llevamos dentro, me encontré estas nuevas y simpáticas publicidades de cerveza Corona que tienen todos esos ingredientes que tanto nos gustan.

Lamentablemente están sólo en inglés, pero por suerte el sueño veraniego no entiende de idiomas (?). Acá van:

Dear sofa (“Querido sofá”)

Dear alarm (“Querida alarma”)

Y si te gusta esa onda y te quedaste un poco manija, el año pasado también sacaron una campaña parecida a estas en tono, pero en aquel caso era básicamente una carta que le mandaba el invierno al verano:



LG G5 en Argentina: El fin del síndrome de la batería baja

LG G5 en Argentina

Hace unas semanas salió la noticia en todo el mundo de que el 90% de los usuarios tienen el “Síndrome de batería baja”. Esto es parte de una investigación que hizo LG para la creación de su nuevo gran teléfono: El LG G5, que se anunció en el mundo a fines de Febrero y ahora llega a Argentina.

A partir de esas investigaciones, el LG G5 nace con la idea de combatir ese “Síndrome de batería baja”, o al menos darnos las herramientas para no terminar yendo a terapia por ese tema. 😛

Según el “Síndrome de batería baja”, el 90% de los que tenemos smartphones, siente pánico cuando la batería de su teléfono baja del 20%, y el 40% es capaz de volverse a su casa de una salida sólo para volver a cargarlo (¿para no perderse alguna conversación? ¿algún snap?).

Además, el 60% le pide prestado el teléfono a otro para mandar un mensaje o llamar cuando se le está acabando la batería, y el 41% de los 2000 entrevistados dice tener 3 0 más cargadores.

¿Algunas de nuestras estrategias de supervivencia?

  • Bajar el brillo del teléfono hasta niveles ilegibles.
  • Cerrar Snapchat (que consume batería y datos a lo bestia).
  • O mejor: cerrar TODAS las aplicaciones que no sean esa que estamos usando.
  • Llegar a una casa y preguntar por la clave de wifi y algún enchufe para cargar.
  • Usar wifi en vez de 3G/4G.
  • Poner el teléfono en “Modo Avión”.
  • Sentarse en la mesa cerca del enchufe en los bares/cafeterías.
  • Sentarse en el piso en los aeropuertos cerca del tomacorriente que hay en medio del pasillo.
  • Comprarse un cargador portátil para llevar a todos lados.

LG G5 y su batería extraíble

La respuesta del nuevo LG G5 para terminar con este sufrimiento es usar un diseño modular. En idioma fácil para todos esto es: un teléfono que “se arma de a partes”. O sea:

LG G5 en Argentina

Se te acaba la batería, podés reemplazar esa batería por otra. Podés agregar algún otro accesorio, o por ejemplo agregarle memoria externa SD hasta 2 TERABYTES (y dejar de borrar fotos o videos de familiares para ganar espacio libre y poder seguir usando todo normalmente).

Además tiene dóble cámara con flash y zoom profesional, una cámara frontal de 8MP, pantalla de 5.3 pulgadas, y mil cosas más. Pero las esperanzas están puestas en el LG G5 para que de una vez nos olvidemos del síndrome de batería baja (o al menos tarde en aparecer lo máximo posible).



Cómo perder peso en 4 simples pasos

No, no es lo que parece. O por ahí sí. ¿Es una lista para saber cómo perder peso en 4 pasos? Sí. Pero no de las típicas.

El texto original está en inglés y es de Aaron Bleyaert. Se llama “How to lose weight in 4 easy steps” y está para leer en Medium (y sí, creo que en su momento lo compartí por acá).

Pero casi al mismo tiempo que el texto alguien hizo este corto basado en aquella primera idea. Y salió algo genial, que acá mismo se puede ver subtitulado al español.

Achicar las porciones puede servir para adelgazar. Tomar menos cerveza también. Por ahí sirva dejar las gaseosas y el juego de frutas. Pero el componente clave de las dietas más efectivas sigue siendo el mismo. 😛



Las tormentas

«Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura. Cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata esta tormenta.”»

La frase es del libro “Tokio Blues”, de Haruki Murakami. Lo recomendé junto con los 28 libros que leí en 2015. Y sigue estando recomendadísimo. Y el GIF es de Giphy. 🙂



Las 8 mejores cuentas de Snapchat de viajes

Todavía es difícil descubrir cuentas nuevas en Snapchat. Así que uno de los mejores métodos para conocer a otros siguen siendo las recomendaciones, el boca a boca. Con eso en mente, se me ocurrió hacer una lista de las 8 mejores cuentas de Snapchat de viajes que sigo.

La mayoría son bloggers de viajes que se fueron adaptando a cada una de las herramientas para comunicar que fueron encontrando. El blog primero, después Instagram o YouTube, Twitter más que nada para promover a las otras, algunos se crearon también una buena base de newsletters por mails, y hace uno o dos años le sumaron Snapchat.

Todos siguen conservando las múltiples redes, y la mayoría usa Snapchat para darle un toque más personal (casi a modo de backstage). Y esa es, por ahí, la parte que más me gusta de seguirlos.

Milton Vieyra en Snapchat: EmevieyraComo siempre, si alguno tiene más o mejores recomendaciones, puede dejarlas en los comentarios abajo de todo, así nos sirven a todos los que leemos.

Y dicho sea de paso: Yo en Snapchat soy emevieyra (a la derecha está el snapcode para seguirme directamente). Y dos o tres veces por semana subo contenidos en la cuenta de MuyLiebre (en donde también hay gente mucho más copada que yo snapeando todos los días).

Dicho todo esto, estas son las 8 mejores cuentas de snapchat de viajes que sigo: [Leer más…]



Nadie sabe el Messi que tiene hasta que lo pierde

#NoTeVayasLio

No, no es una carta a Messi, ni un video llorando, ni un “emotivo mensaje”, ni un periodista o una marca queriendo sacar ventaja de la situación. No le compartas esto a nadie, esta vez no es necesario y no me interesa. Pero si sos argentino, pensá conmigo un segundo a ver si por ahí digo algo que tiene sentido.

Los hechos: Messi juega en la Selección Argentina, el 95% de las veces juega bien o increíblemente bien, se luce, bate récords, los resultados del equipo no salen como queríamos, y todos lo matamos a Messi.

Juega, juega bien, hace goles imposibles, a veces juega sólo, no ganamos como queríamos (a veces por un palo, por un mano a mano de otro que no entró, un árbitro impresentable -desde el pelado Lopes en 2016 hasta el penal de Codesal en Italia 90-, o por la rifa más injusta del fútbol: los penales), y todos lo matamos a Messi.

Lo matamos porque estamos acostumbrado a tenerlo. Porque creemos que esto es la normalidad, la rutina. Que todos tienen lo que nosotros tenemos.

Cuando creímos que después de Maradona no iba aparecer otro igual, aparece otro tipo que es de otro planeta, y otra vez es nuestro. Y todos lo admiran, en el mundo lo reconocen, se compran su camiseta, lo comparan con sus máximos ídolos, con dioses, y otra vez lo tenemos nosotros. Así que debe ser lo normal.

Lo matamos porque no lo valoramos. Como cuando no valorás a una pareja porque das por sentado todo lo que es, todo lo que hace, y que encima de eso, te ame a vos. “Deben ser todos así”.

Nosotros, que como país hace décadas que odiamos lo que votamos, que nos quejamos de todo, que no podemos festejar en el Obelisco sin romperlo todo, que no tenemos lo que queremos, que miramos con envidia bananera al 50% del mundo, y que no podemos ni discutir de política en una mesa de amigos sin terminar a las puteadas.

Somos nosotros los que decimos que Messi no es lo suficientemente bueno para nosotros, que no está a la altura de nuestra historia, que le falta algo para ser alguien (personalidad, liderazgo, ganar algo, ser un poco más rebelde).

Nosotros decimos eso de un hombre que hace estas cosas:

Hace un tiro libre como ese y nos quejamos de que lo hace contra Estados Unidos, pero no contra Alemania en una final. O que no es como uno que una vez hizo Maradona. O que para qué queremos ese gol si después no va a jugar y ganar todas las finales él solo (a veces incluso a pesar de algunos de sus compañeros). Hace ese tiro libre inolvidable, y otra vez, igual, todos lo matamos a Messi.

Hasta que un día se hincha las pelotas. De perder, de que no alcance, de que le cobren boludeces, de que digan boludeces. Se hincha las pelotas, como se hinchan las pelotas (enojados y frustrados) los más grandes:

Y cuando se va, cuando por fin hace un uso sano de esa personalidad que le estábamos pidiendo (mandándonos al carajo), empezamos con el melodrama exagerado. Y le hacemos cartas, filmamos a nuestros hijos llorar, twitteamos, ponemos carteles, nos emocionamos, sufrimos.

Yo espero que Messi vuelva, sí. Con él adentro quiero quemar ahorros y viajar a verlo otra vez en Rusia. Con él afuera por culpa de lo que somos (porque pobrecito el que crea que sólo somos así con el fútbol), prefiero gastarme esa plata en otra cosa.

Le quemamos la cabeza a Palacio o a Higuaín por un mano a mano que resuelven (mal) en cuestión de segundos en finales cargadas de nervios (sí, comparto todas las puteadas), y después, pegadito y al unísono, quemamos ídolos históricos a las puteadas (era por abajo, Argentina).

A esta altura, yo también me iría. Yo tampoco querría ser ídolo nuestro.

Hoy es muy lindo todo con el #NoTeVayasLio. En serio, me encantan los carteles, las cartas, los videos, las playlists. Muy lindo todo. Y sí, ahora sigamos así hasta convencerlo de que vuelva. Pero la próxima vez dejémonos de hinchar las pelotas y acordémonos de valorarlo y de disfrutarlo a tiempo.

Como los hinchas irlandeses a Will Grigg: