Conocer una ciudad a través de los libros (¡con wifi gratis!)

Walk into a book” es el nombre de una simpática idea para promocionar un servicio de e-books de una telefónica de Hungría. En resumen lo que hicieron fue abrir algunos spots de WiFi gratis en diferentes ciudades de Hungría. Los lugares tenían la particularidad de haber sido nombrados en algún libro especial. Para poder usar el WiFi gratis lo único que tenías que hacer era leer ese capítulo del libro en el que se menciona el lugar en donde estás parado.

Una vez que lo terminaste, si querés (o quedaste intrigado o encantado) podés registrarte para leer el libro completo. Sino podés usar el WiFi gratis que en un principio buscaste. En el camino leíste un poco, por ahí encontraste un libro nuevo que te gusta, y en el “peor” de los casos, tenés el WiFi gratis que andabas buscando.

Me lo imagino en Buenos Aires y me da ganas de salir a recorrer la ciudad en busca de WiFi’s gratis. Y hasta se podría hacer con canciones, fotos, pinturas, videos, y miles de expresiones artísticas que pinten a la ciudad de pies a cabeza. ¿DÓNDE HAY QUE FIRMAR PARA QUE SE HAGA?

Recorriendo Nueva York en un timelapse de 3 minutos

Una de las ciudades más lindas del mundo (o al menos del mundo que conozco), y sus puntos turísticos más espectaculares, en un timelapse de 3 minutos (o en realidad un “hyperlapse”, que sería el timelapse que conocemos de toda la vida, pero en movimiento).

Un espectacular recorrido por Nueva York que tiene imágenes de noche, de día, con sol, con lluvia, dentro de Manhattan, y desde afuera de la isla.

Y pegadito a éste, para no molestar con otro post a los que no disfrutan Nueva York como nosotros, me encontré hace ya unos meses este video en el que 2 riders recorren Nueva York en longboard:

NECESITO viajar. ¡A Nueva York o a donde sea!

El trabajo más difícil del mundo: Directora de operaciones

Puede que ya hayas visto este video dando vueltas por las redes sociales en los últimos días. Cuando un video está tan visto antes de publicarlo, prefiero no hacerlo. Pero en este caso me pareció necesario.

El spot dura 4 minutos y se llama “World’s Toughest Job” (El trabajo más difícil del mundo). Es una entrevista para un trabajo 24/7, sin tiempo para dormir, parando a comer sólo cuando lo hace tu asociado, con esfuerzo permanente, y la mayor parte del tiempo estando de pie. Y todo esto pro-bono (¡GRATIS!). Parece inhumano, pero hay un montón de gente que ya lo está haciendo.

Es una publicidad de American Greetings y Cardstore, que vale la pena ver (¡y en YouTube encontré la versión subtitulada, así que no hay excusas! :P), incluso cuando en Argentina la fecha ideal para verlo es dentro de unos meses.

El video original de la campaña ya tiene más de 11 millones de reproducciones en YouTube en sólo 3 días.

Si ya lo viste, haceme caso y no te pierdas el envión para ir a darle un abrazo, escribirle un mensaje, o en el peor de los casos, recordar algún buen momento con tu directora de operaciones…

Corrí #MiPrimeraCarrera de 10K: La #FilaRace2014

#MiPrimeraCarrera

El Domingo pasado a las 8 de la mañana quien les escribe estaba paradito en el corazón de Puerto Madero, en Buenos Aires, vestido de short y remerita, preparado para correr lo que fue mi primera carrera de 10 kilómetros. Fue la Fila Race 2014, su quinta edición, a la que me sumé gracias a la campaña “Mi primera carrera”, que nos propuso Fila Argentina tanto a mi como a 3 bloggers más (Axel, Ceci, y Elena).

La idea de Fila, sabiendo que no somos corredores asíduos, fue que contáramos a través de nuestros blogs y redes lo que fue la experiencia de correr por primera vez una carrera que hasta este momento (al menos en mi cabeza) era sólo para profesionales.

Nunca en mi vida había corrido 10 kilómetros de corrido en la calle, ni siquiera en el entrenamiento previo. Así que llegué al lugar de largada con una esperanza muy cauta de llegar aunque sea a los 5K corriendo y el resto alternarlo entre corrida y caminata.

En las semanas previas corrí bastante en cinta (tengo una vieja cinta en casa) por una cuestión de comodidad y tiempos. Ahí aguantaba 10-12 kilómetros sin mayores problemas. El asunto fue cuando salí a la calle: me empezaron a molestar músculos que ni siquiera sabía cómo se llamaban, y una molestia fuerte en la tibia (como si quemara) hizo que nunca pueda pasar de los 5 km de corrida seguidos.

Desde Fila me recomendaron el Fila Center, un espacio creado por la marca para dar consejos de running de parte de entrenadores y corredores profesionales. Y además, yo pedí ayuda en Twitter, tierra minada por corredores de la vieja y nueva escuela:

Ahí fue que volví a comprobar y disfrutar esa cosa linda que permite internet, y tomé varios consejos de gente de todo el mundo que sabía más que yo: Diferentes tips para estirar y elongar previa y posteriormente, qué comer y qué evitar, tanto en la previa como durante y después de la carrera.

Siguiendo al pie de la letra algunos consejos, arranqué el recorrido:

#miprimeracarrera la #FilaRace2014

En total, tardé 1 hora y 4 minutos en hacer los 10 kilómetros sin parar a caminar nunca (unos 6.19 minutos por km). Es un tiempo mejorable, seguro, pero también un tiempo que superó mis expectativas previas por los tiempos y molestias con los que encaré la carrera.

Me sorprendió la calidez de la gente que tiene esa cultura runner. Porque es eso: Una cultura aparte que mueve miles de personas con una disciplina que roza el fanatismo, pega en el palo, y cae del lado sano de la cuestión.

Tanto en la previa en Twitter (con consejos, datos, palabras de aliento, y demás), como en el día de la carrera (que éramos unos 10.000 corredores) todos siempre tuvieron muy buena onda entre sí y con nosotros, que estábamos recién empezando en la cuestión.

Dos cámaras nos siguieron los primeros 5 kilómetros, y el resultado en video fue el siguiente:

Las zapatillas que usé para correr son un nuevo modelo de Fila, llamados “Zest Flocado”. Son muy cómodas, muy cools (me las halagaron mucho), y se ven más o menos así:

Fila Zest Flocado

Aprovechando que ya las tengo (y que ya le agarré la vuelta a la elongación, la preparación, y toda la cosa), quiero empezar a correr más seguido. Así que por más que la carrera (y la campaña) ya pasó, sigo recibiendo consejos, ideas, recomendaciones de gadgets, y lo que sea que pueda sumar.

Mientras tanto, mi primer medalla de running ya se puede ver en mi cuenta de Instagram: :P

Y para el que quiera ver más fotos de la carrera y tener más info a futuro, puede seguir a los diferentes canales de Fila Argentina en Facebook, Twitter, o YouTube.

Todo lo que tenés que saber para vivir una vida más feliz

Se escribieron canciones, poemas, libros, tweets (?), y todavía hoy hay miles de teorías diferentes sobre el asunto: ¿Qué es la felicidad? ¿Y cómo se consigue? Esas son dos de las varias preguntas que se propone responder esta completa infografía de “Happify“. Y además tira algunos datos interesantes:

  • La felicidad es una habilidad que se construye y se practica.
  • En promedio, sólo el 10% de tu felicidad depende de tus circunstancias.
  • La gente feliz vive más, y se cura más rápido de las heridas.
  • Es mejor mantener niveles de felicidad moderados y sostenidos que tener picos de felicidad extrema.
  • La gente más feliz es más creativa a la hora de resolver problemas y más productiva en su trabajo.
  • Ayudar a los demás y mantener relaciones con las demás personas, nos hace más felices.
  • Compararse con los demás es una de las maneras más efectivas de matar tu felicidad a la larga.
  • La gente agradecida, que practica la gratitud, es más feliz.

Es una infografía larguísima para abajo, pero completa con muchos datos interesantes sobre el tan cuestionado asunto de la felicidad “La ciencia de la felicidad”, según Happify: [Leer más...]

Fuck the poor: Que se jodan los pobres

Fuck the poor” (algo así como “que se jodan los pobres”) es la nueva campaña de la organización “The Pilion Trust“, que se enfoca en ayudar a los más necesitados (por lo menos en lo que materialmente refiere). Lo que les propuso la agencia Publicis fue que un hombre salga a las calles de Londres a repartir folletos con un cartel grande que diga “Fuck the poor“.

Fuck the poor: Que se jodan los pobresEn pocos minutos empezaron a aparecer (lógicamente) los indignados con el mensaje: “¡Esto es asqueroso!”, “¿Cómo ‘que se jodan los pobres’?”, “Deberías pensar una mejor manera de ayudarlos para que no vivan más en la calle“, “Tiene frío, dale un abrigo”… y varios argumentos lógicos que MENOS MAL que aparecen cuando alguien lanza éste tipo de mensaje a la calle.

El problema está en el remate de la campaña. Cuando el mismo tipo sale a la calle con un cartel de “Help the poor” (“Ayuda a los pobres”) básicamente pasa desapercibido para la gente. No le prestan atención, nadie lo registra y uno sólo que pasaba por ahí le da una moneda.

No está bueno caerle al que (correctamente, a mi gusto) se enoja con alguien que sale a la calle con un cartel de “Fuck the poor”, pero sí notar esa paradoja rara que se nota al final. Algo tenemos que cambiar como sociedad si realmente nos pone mal (o no nos gusta) que la gente no coma o pase frío en la calle. Algo tenemos que empezar a hacer diferente para que esa reacción del principio no sea una hipocresía.

Y algo, también, tenemos que cambiar a la hora de comunicar lo que hacemos los que ya estamos haciendo cosas con enfoque social. Me cansa sentir que, encima de que me pedís plata, te sentís mejor persona que yo por estar ayudando a otros. Me cansa que sí o sí el recurso sea el golpe bajo. Pero sobre todo me cansa que pasen ignoradas como si nada tantas ideas y acciones geniales que ya se están llevando a cabo alrededor del mundo.

Es hora de empezar a caretear menos y ayudar más, y también de empezar a comunicar más creativamente. :)