¿Qué es para vos la libertad? ¡Escribí tu propio guión!

¿Qué es para vos la libertad?

En medio de una reflexión sobre la vida (qué quiero hacer, qué me apasiona, qué disfruto, de esas reflexiones que hay que volver a hacer cada tanto) me encontré una charla de TEDx llamada “Sell your crap. Pay your debt. Do what you love” (“Vendé tu basura, pagá tus deudas, y hacé lo que amás”, está abajo de todo pero en inglés y sin subtítulos).

En una parte el speaker (¡qué cool, speaker!) dice algo como esto:

¿Qué significa la libertad para vos? Si no estás dispuesto a contestar esta pregunta por tus propios medios, siempre va a haber alguien listo para contestarla por vos: Una empresa, una persona, tus padres, o hasta la sociedad en general. Y un día te despertás y te das cuenta de que viviste la vida siguiendo el guión de otro”.

Viviste respondiendo a un estándar, a lo que “tenías” que hacer. Según tu edad, tu sexo, tu generación, tus familiares, o hasta según tus amigos más cercanos… Todos tienen un guión de cosas que “se supone que deberías estar viviendo”.

Y algunos lo suelen reflejar en preguntas claras: Al primer “¿Ya sabés qué vas a ser cuando seas grande?”, se le van sumando “¿Qué carrera vas a estudiar?”, “¿Para cuándo presentás un/a novio/a?”,  “¿Ya están pensando en el casamiento?”, “¿Y los hijos para cuándo?”. Preguntas inocentes pero que te van marcando el camino que SE SUPONE que deberías estar tomando en este momento de tu vida. Ya deberías estar decidiendo eso, haciendo esto otro, o teniendo esta otra cosa más.

A esta edad deberías estar estudiando una carrera, deberías estar en pareja, teniendo hijos, o hasta en esta edad “deberías estar disfrutando la vida”, de joda, no deberías estar un Sábado a la noche sólo, en tu casa, tranquilo, y mirando una película. De una lado y del otro, todas cosas que “deberías” estar haciendo. Como una imposición, un deber, un mandato.

Y es recién cuando te volvés a plantear esa pregunta que rompés con ese “mandato de la sociedad”: ¿Qué es para vos la libertad? ¿Qué significa para vos ser libre? ¿Si pudieras escribir vos mismo el guión de tu vida, qué te gustaría escribir? ¿Serías feliz con esa persona? ¿Serías feliz estudiando? ¿Con un hijo? ¿Sóla mirando una película en tu casa? ¿De viaje por el mundo? ¿Viviendo en otra ciudad?

Recién cuando te planteás eso, dejás de vivir tu vida como un actor que vive a contrato, y empezás a vivirla como el propio director y protagonista.

Y ahí pasás a ser como esos tipos de Hollywood que crean una película en la que el protagonista se casa con la chica ideal, tiene el trabajo ideal, viaja por el mundo, es super feliz… y a la hora de elegir el reparto, se eligen a ellos mismos como protagonistas. ¡Una idea genial! ¡Yo la creé a mi medida y la protagonizo yo, porque me la banco! ¡Un GRAN ejemplo a imitar para elegir cómo vivir la vida de ahora en más!

Una vez que decidís vivir la vida así, siendo director y protagonista, podés equivocarte, te puede salir bien o mal, se pueden cumplir todos los sueños que tenías, o sólo algunos. Pero tenés la tranquilidad de que, salga como salga, el que estaba escribiendo el guión de tu vida eras vos.

Empezá a pensar en esa dirección: ¿Qué es para vos la libertad? ¿Qué significaría para vos ser libre? Empezá a dar pasos en dirección a esa libertad. Como cuando empezás a escribir, cuando tenés una hoja en blanco y un mundo de posibilidades por delante, empezá a escribir el guión de tu propia vida. Vos.

Está bien si coincide con los guiones típicos de siempre (estudiar, trabajar, ponerse de novio, casarse, tener un hijo, seguir trabajando, por ahí tener otro, seguir trabajando, jubilarte, morir, y en el medio haber tenido algún que otro momento de satisfacción). No hay nada malo en ese guión. Lo malo sería que no lo hayas elegido vos. Que te lo hayan impuesto, que lo hayas elegido porque “se suponía que a esta edad…”, o que ni siquiera te hayas planteado si te gustaba o no.

Tarde o temprano, casi seguro y si vos lo elegís así, tu guión se vaya a cruzar con el de otra persona. Buscá que esa persona le aporte creatividad a tu guión. Que lo revolucione, que sume, que multiplique sueños. Que no lo acapare, que no lo achate, que no lo achanche, que no lo “mediocrice”. ¡Que complemente tus sueños y objetivos! ¡Que te complemente a vos!

Y ya que estás, dejá de basar tu identidad en lo que tenés, o en lo que comprás, y empezá a basarla en lo que querés ser, en las experiencias que querés vivir. A partir de cierta cantidad básica de dinero (casi seguro menor a la que te imaginás), conviene siempre más ser rico en experiencias que en posesiones. Porque las cosas que realmente valen de la vida (el amor, la felicidad, la amistad, el placer, el disfrute, la creatividad, y hasta la vida misma) no se pueden comprar. Se ganan y punto.

Y encima las deudas que contraigas para pagar esas cosas que (supuestamente) te van a hacer sentir mejor, te van a sacar la flexibilidad de trabajar de lo que querés, de viajar cuando querés, y de gastar en las experiencias que querés vivir el resto de tu vida.

Así que puede estar bueno volver a parar la pelota hoy, pensar si lo que estás viviendo te hace feliz, si lo decidiste vos, si coincide con lo que soñás, y si te hace levantar de la cama feliz, vivir los Lunes feliz, o te hace agradecer al cielo porque estás vivo, a cada momento del día…

Si querés completar un poco la idea del principio, ésta es la charla completa que escuché yo y que me sirvió refrescar (aunque de nuevo, está en inglés y sin subtítulos, no la encontré en español):

¿Estás seguro de que perdiste?

El fracaso y el triunfo según Marcelo Bielsa

Si salís de una relación en la que “perdiste”, existe la chance de que el que más perdió en realidad no hayas sido vos. Por ahí en ésta situación (aunque parezca) no tocó “perder”, sino ganar en la parte del proceso. Ganar el hecho de aprender cómo querés manejar vos las situaciones (incluso esas que no podés manejar).

Si perdiste y la situación te hace pensar que sos lo peor del mundo, que no valés, que no servís, que sos poco hombre/mujer, por ahí es hora de que te dejes de preocupar un poco por los “resultados” a corto plazo, y te empieces a enfocar un poco más en los procesos, en los caminos, en el carácter que formaste con esta “derrota”. No te comas el cuento de ganar o perder como resultado si lo que ganaste te va a formar mejor para ganar no uno sino varios partidos próximos de la vida.

En la vida no siempre conviene eso de “ganar como sea” (en el fútbol sí, te lo digo yo que soy de Racing, pero en la vida no siempre). A veces conviene perder un partido para formar un equipo que gana campeonatos. A veces, como “equipo que gana no se toca”, necesitamos perder algún que otro partido (aunque duela) para hacer los cambios necesarios para formar un equipo íntegramente ganador. Un equipo que no gana de “carambolas”, ni con recursos poco nobles, sino que gracias a las derrotas aprendió a ganar como se debe.

Si te ganaron de maneras poco claras, con recursos extraños, o si te lastimaron en el camino, no te quedes con bronca con vos, con el otro, ni con el resultado. A veces no depende de vos y no podés manejar ese resultado porque ya está, ya lo perdiste. Lo que sí podés manejar es la actitud con la que tomás esa derrota. Si perdiste en el resultado, ganá en tu planteo táctico para un próximo partido. Si lo ves así, por ahí después de todo, en el fondo, y aunque hoy cueste verlo, no perdiste nada.

Por eso, si hoy perdiste, no te lastimes el autoestima. No te dejes desarmar, no te rindas. No sos un perdedor, sos un ganador que está aprendiendo a ganar no solamente partidos, sino campeonatos.

“The Guachin Dead”: ¡The Walking Dead llega a Buenos Aires!

El 12 de Octubre de 2014 empieza la quinta temporada de The Walking Dead. Mientras la esperamos (algunos con más expectativa y otros un poco más cansados de cierto ritmo que habría mermado en el principio de las últimas temporadas), tenemos nuestra propia mirada: La versión porteña de The Walking Dead.

The Guachin Dead: la versión porteña de The Walking Dead

Se llama “The Guachin Dead“, fue creada por Damián Bosio con su Mundo Bondibot, y transcurre en el centro de la Ciudad de Buenos Aires. La Plaza de Mayo, el subte, la estación Mariano Moreno, los autos, ambulancias, carteles de calles, los diarios (¡hay para los “anti K” y para los “K”!), y sus paisajes típicos:

10 “casas” que podés encontrar en Inspirato (el Airbnb para ricos)

Hoy internet está hablando de “Inspirato“, un sitio auspiciado por American Express, que es algo así como el “Airbnb para ricos“. Pero antes: ¿Qué es Airbnb? Una especie de mercado comunitario de casas y espacios en el que el dueño de una casa puede ponerla en alquiler, y de paso alguien que viaja y no quiere parar en hotel puede alquilarla para su estadía (pagando menos, evitando la “vida de hotel” y sintiéndose “más como en casa”).

Se pueden alquilar habitaciones o propiedades completas, y puede pasar que esté el dueño de casa en el lugar o no. Tiene un sistema de pago seguro para que no te estafen, y otro de evaluaciones para que uno sepa más o menos con qué tipo de dueño está lidiando, incluso antes de alquilar el lugar.

Bien: Inspirato es algo así como la versión de Airbnb para usuarios de alto poder adquisitivo. Hay otro tipo de propiedades, a otro precio, y en otros lugares. Hay increíbles casas en las Bahamas, las Islas Virgenes, Islas Cayman, la Polinesia Francesa, Hawaii, Suiza, y varios lugares paradisíacos más. Y claro, también están los lugares más normales: Nueva York, París, Miami, California, etc. Pero además entre los atractivos incluye hoteles de lujo, “experiencias” (desde una expedición a la Antartida hasta cruceros por el Báltico), y tickets para eventos como… los Golden Globes o el SuperBowl.

El asunto es que con esta idea de sentirme un poco millonario por un ratito, me puse a chusmear las “casas” que aparecen para alquilar en Inspirato. Y sólo algunas son efectivamente casas. Hay mansiones, penthouses, y directamente habitaciones en hoteles de lujo, de esos que uno sólo conoce por televisión o fondos de pantalla.

En mi búsqueda inicial, hurgando sólo lo necesario para no querer vender el auto para alojarme sólo una noche en algún lugar de estos, encontré 10 “casas” que podés encontrar en Inspirato y que me gustaron particularmente. Hay destinos y estilos para todos los gustos. Acá van:

1) Abaco Club on Winding Bay – Bahamas

Hay más información y fotos en éste link.

Inspirato Bahamas [Leer más…]

En el mundo hay 2 tipos de personas

Hay dos tipos de personas

En la vida, aunque a veces no nos detengamos a pensarlo, siempre hay 2 tipos de personas: La que elige Coca-Cola y la que no le queda otra porque el lugar sólo tiene elige Pepsi, la que come el “tronquito” de la pizza y la que no (y habrá cientos de nombres para el tronquito), la que elige iOS y la que elige Android, la que ama a los perros y la que ama a los gatos, la que prefiere el té y la que prefiere el café, las que comen de todo y no engordan y los simples mortales, y demás.

Esas pequeñas diferencias elige reflejar y tomar con un poco de humor la gente de Zomato (una guía de restaurantes para pedir comida o ir a comer en diferentes partes del mundo) en su última producción publicitaria. Algunas de las demás gráficas son las siguientes:

Zomato: perros o gatos (hay 2 tipos de personas) [Leer más…]

Cómo (realmente) cumplir tus sueños, según Shonda Rhimes

Shonda Rhimes, Scandal y Grey's Anatomy

Este no es un discurso de autoayuda, sino un pequeño gran consejo de Shonda Rhimes. Suenan muy parecido (el sermón de autoayuda y el consejo), pero el mismo texto hace entender la diferencia. Si no sabés qué es lo que querés en y de la vida, qué es lo que te apasiona, para qué lado deberías mover todo lo que sos, por ahí te venga bien leerlo. Y si lo sabés y lo estás soñando hace mucho, también te va a venir genial.

Primero: Shonda Rhimes es guionista, directora, y productora de grandes series como “Scandal“, “Grey’s Anatomy“, y la nueva “How to Get Away with Murder” (¿alguien la vio? ¿es buena?). Siendo la cabeza de su factoría de éxitos, su productora “Shondaland”, es una de las guionistas más poderosas de la TV estadounidense actualmente.

En su discurso frente a los graduados de la Universidad de Dartmouth, habló de los sueños y de cómo ella (que se considera una mujer exitosa, con una vida que no cambiaría por la de nadie) llegó a cumplir (o no) los propios.

El discurso completo está en un inglés fácil y entendible, y se puede ver y leer en la web de Vulture. Mi hermana me lo pasó hace 3 MESES Y MEDIO, y recién hoy me tomé el tiempo. Así que me siento autorizado para decir que recomiendo leerlo aunque por el largo el impulso sea posponerlo.

Y como motivación de largada, la primera parte, la apertura de ese discurso largo, fue pasada a ilustración en el genial blog Zen Pencils. Se puede ver abajo. Pero antes algunos de mis subrayados:

Dejá la parte de SOÑAR todo el tiempo y ponete a HACER. No importa y no es necesario que sepas de antemano todo el plan de ruta. Importa que arranques, que hagas, que busques. Que estés abierto a probar cosas nuevas y aprovechar las oportunidades que aparezcan en el camino.

Dejá de perseguir la vida perfecta, el momento perfecto, el trabajo perfecto, y las situaciones ideales de entrada. ¿Soñás con algo? Empezá a buscarlo. Empezá a moverte. Dejá la cosa romántica de soñar todo el tiempo. Empezá a hacer de una bendita vez.

– Desliza también (en de la parte “poop” del discurso) la idea de que dejes de darle bola a las expectativas y opiniones que los demás tienen sobre tu vida. Cortala con el “qué van a decir”, “qué van a pensar”, “qué tendría que hacer” (¿según quién?), “qué se espera que haga”. Analizá, pensá, buscá, soñá, pero hacé. VOS.

Invito de nuevo a todos a leerlo completo para recordarme que en ese resumen me faltó algo clave, para sacar alguna conclusión extra, o simplemente para cambiar hoy el clima y la mentalidad con la que nos movemos por la semana.

Abajo dejo el dibujo del australiano Gavin Aung Than (de Zen Pencils), y más arriba está el link al discurso en inglés para el que quiera leerlo completo. :) [Leer más…]